03 Octubre - 2018

Una "Linea de base" para Armenia

Rueda otra vez la administración pública de Armenia con un nuevo Alcalde, Óscar Castellanos Tabares, con otros funcionarios en los despachos principales como es el caso del ex gobernador Henry Gómez, designado para la secretaria de Educación, a quien le deseamos éxitos en sus labores dada su experiencia en el mundo universitario, muy útil para asumir los temas de la calidad educativa, los derechos sociales de los educadores y los problemas del Programa de Aimentación Escolar, PAE,

Una "Linea de base" para Armenia
 
Por Horacio Duque Giraldo
Problemas del PAE que deben tener espacios para el control social de los padres de familia; y el de Fernando Arias, nuevo Jefe de Planeación, quien acredita un amplio conocimiento en los temas del urbanismo, adecuados para los ajustes y reformas al averiado POT de la ciudad, urgido de una reorientación en los términos de las nuevas políticas incluidas en el Conpes 3870 del 2016 (Ver https://bit.ly/2O3FOis ).
 
El Alcalde Castellanos ha dicho, en la instalación del nuevo periodo del Concejo local, que en los 15 meses restantes del actual periodo constitucional hay que procurar alcanzar las 566 metas del Plan de Desarrollo, lo cual es un propósito loable.
 
Sin embargo, dado el desbarajuste institucional de la administración municipal y el desmadre de la corrupción en todas las esferas del gobierno, tal como lo plantea con acierto y crudeza el prestante columnista de la Crónica, Jorge Eliecer Orozco Dávila (Ver https://bit.ly/2RoC6yi ), es necesario identificar los principales problemas del gobierno y de la ciudad para trazar una “línea de base” y unos planes de acción muy puntuales que atiendan los aspectos más críticos del momento.
 
Me refiero a temas tan delicados como el del programa de valorización y las obras previstas; a las deudas con los bancos y a los acuerdos correspondientes con esas entidades que más piensan en el despojo de las rentas públicas, pues ahora van por el impuesto predial, casi 50 mil millones de pesos, para capturarlo y exprimirlo; a las reformas al Plan de Ordenamiento Territorial para regular las obras de construcción, la proyección del espacio público adecuado para el esparcimiento y la construcción de ciudadanía, y la protección de los recursos ambientales;
 
A las deudas por compensación, cercanas a los 20 mil millones, de las empresas inmobiliarias con el municipio; a los problemas del desempleo; a los problemas de la seguridad y convivencia; a los temas de la movilidad y las vías públicas afectadas por el deterioro; y por supuesto, a los problemas de la corrupción que requieren estrategias de fortalecimiento institucional, de transparencia y control político y ciudadano desde el Concejo y las Veedurías ciudadanas.
 
Mi sugerencia respetuosa es que rápidamente se elabore una “línea de base” para los 15 meses que le quedan a la administración de Castellanos. Como bien se sabe una “línea de base” es la primera medición de todos los indicadores contemplados en el diseño de un proyecto de desarrollo social que permite conocer el valor de los indicadores al momento de iniciarse las acciones planificadas, es decir, establece el 'punto de partida' del proyecto que se va a ejecutar, en este caso darle un profundo revolcón a la ciudad para recuperar la voluntad y el apoyo de la ciudadanía.
 
Nota: Torpe y venenosa la declaración del Consejo Académico de la Universidad del Quindío (Ver https://bit.ly/2DVAKIn ) cuando pretende separar la justa y potente movilización universitaria regional de la protesta nacional por los problemas presupuestales que aquejan a la Universidad Pública. A Echeverri y sus aulic@s en las decanaturas y departamentos solo se les ocurre pedir más plata a la nación para continuar en el contratismo del cemento y el ladrillo, omitiendo los problemas de las elevadas matrículas, el deterioro académico y del bienestar universitario. Todo eso es consecuencia del desespero y de la corrupción que impera allí en esa guarida “vargasllerista” del clientelismo politiquero.