06 Abril - 2017

Todos queremos la paz, pero abrigamos la guerra secretamente

Lo que hoy usted va a leer es el producto de un diálogo prolongado que sostuvimose hace poco con el analista Carlos Eduardo Leyva Ortega, no lo habíamos publicado, pero con la firma de estos tres decretos por parte del Presidente Juan Manuel Santos vimos la necesidad de compartirlo con el resto de compañeros de muro, en el Facebook Actualidad Quindiana y en el Facebook Cesáreo Herrera Castro.

Es mejor una paz imperfecta que una guerra perfecta
 
Partimos si era necesario seguir o acabar con ese conflicto interno Gobierno farc EP por más de 52 años, desde luego señalamos el camino más tortuoso, lleno de espinas, obstáculos y es del diálogo entre las partes.
 
Leyendo a Foucault sobre el" saber y la verdad" nos encontramos con la vigencia de la tesis marxiana a Feurbach de que todo lo que lleve a la verdad debe debe ser usado como herramienta de transformación.
 
La construcción de verdad no debe conducir a la autocomplacencia narcisista sino al análisis del presente para un proyecto de renovación. 
 
Refrescamos nuestras memorias con aquella historia de Damocles, aquel cortesano de Dionosio de Siracusa que se mostraba a la vez envidioso y admirador de su señor, que este le concedió ocupar su sitio durante unos días. Así fue que Damocles se vio presidiendo un suntuoso banquete rodeado por toda la Corte.
 
Pero, de pronto se dio cuenta que sobre su cabeza pendía, de un hilo, una pesada espada que podía caerle encima y traspasarlo en cualquier momento. Este relato convertido en apólogo, resume todos los aspectos del temor y la inseguridad.
 
El Primer sentimiento de los niños es el miedo, físico, que con la edad se vuelve " miedo social". A la inseguridad y las amenazas de la vida social se añaden la biológica, la fatalidad de la edad y de la muerte. Los efectos del complejo de Damocles son ambivalentes. Uno el sentimiento de la fragilidad de nuestro destino que nos vuelve resignados y de otra parte inciertos e impotentes. Pero esperanzados en que la espada no caerá.
 
El ejemplo de Damocles transfigurado, es aplicado a las colectividades y se hace más activo. Según Paul Válery..."Excitar de unos contra otros es la gestión principal de las políticas". Este complejo es el cultivo del sentimiento de la inseguridad, de la amenaza siempre presente. Exacerbado suscita el pánico y la " huida hacia adelante". Es dable encontrar en el discurso de los enemigos de la paz una obsesión con el terror y el caos.
 
Nos quieren presentar la paz como una amenaza.
 
Una vez ha cesado la violencia, se asienta la paz que no es la espada de Damocles. Lo es la guerra. Asentada la paz en el surco trazado por la guerra, se avizora un orden nuevo, una readaptación y estabilizacion de los resultados impuestos por el conflicto armado precedente. Son los tratados de paz los puntos de partida hacia nuevos horizontes colectivos. La guerra es un rito de destrucción en todo el sentido sociológico. La paz es una empresa edificadora.
 
Pero nuestra paz ha de reinventarse.
 
No es asimilable al médico que quiere curar la epidemia con discursos de loor a la buena salud ni análogo al ilusionismo jurídico que ve en la guerra una simple querella. Ha llegado el momento de enfocar la atención en las causas de la guerra y las raíces de la agresividad colectiva concedida en una patología social bien aprovechada por los señores de la guerra. La " impureza " de la paz no puede seguir siendo una convulsión colectiva.
 
El diálogo político está hecho de descaradas indignaciones. Todos queremos la paz pero abrigamos la guerra secretamente. Y no reconocemos que la zafiedad vale más que la matanza. Que es absurdo matarnos primero y discutir después o críticar sobre la causas de la confrontación y las responsabilidades.
 
Es por la guerra que han perecido todas las civilizaciones. 
 
Nosotros preferimos la gestación de la mariposa que implica que el gusano de seda se entierre él mismo en el capullo para renacer mariposa.
 
Hay que desmitificar la guerra y asegurar la paz.
 
Porque la salud es mejor que la enfermedad.
En sana lógica, quienes votaron por el no querían que las Farc siguieran existiendo. Si odiaban tanto a las Farc porque no votaron por el sí para que no existieran más.
 
Simón Bolívar dijo que..." Nos han dominado más por la ignorancia que por las armas". Y somos el sexto país más ignorante del mundo. Entre más ignorante el pueblo, más fácil de manipular. 
 
Es pedagogía con" p" de plebiscito y de paz, lo que hay que hacer, por eso nos tomamos el trabajo de abundar lo más didácticamente posible en las explicaciones para persuadir, motivar análisis y contrarrestar la falsimedia.
 
Santos firmó los tres decretos de ley acordados en las mesas de La Habana
 
En el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación de Bogotá, este miércoles el presidente Juan Manuel Santos y los ministros de Justicia y del Interior, Enrique Gil Botero y Juan Fernando Cristo, firmaron tres decretos de ley que cumplen con lo acordado en las mesas de diálogo en La Habana, Cuba.
 
El primero es la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición que se encargará de generar espacios de convivencia en los territorios y que impulsarán la construcción colectiva de memoria.
 
Por otra parte, la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, en el contexto y en razón del conflicto armado, fue creada como respuesta a las desapariciones masivas y contribuirá a satisfacer los derechos de las víctimas a la verdad y la reparación integral, permitiendo recuperar, identificar y entregar de manera digna los restos de personas fallecidas, y dar razón de personas con vida dadas por desaparecidas.
 
Finalmente, el Comité de Escogencia de miembros del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición esclarecerá los hechos que se dieron con ocasión del conflicto y que constituyen violaciones a los derechos humanos.
 
Redacción
La crónica