21 Febrero - 2019

Quindío hacia los cultivos orgánicos

Hay demasiados problemas de toxicidad en Armenia y el resto de municipios del Quindío por el abuso de herbicidas en sus cultivos, sobre todo en el café, antes de la aparición de la broca y la roya no se conocia tanto el oxicloruro de cobre y el bayleton, pero hay otros venemos más agresivos, los necesita el tomate, entre ellos el Tanata que sirve para eliminar cucarachas.

Región / Febrero 20 2019 / hace 1 día
 
Hay que subirse al tren de lo orgánico
 
Cada vez más importantes las instituciones y personas que están trabajando para aumentar el número de cultivos orgánicos.
 
Hay que subirse al tren de lo orgánico
 
Los productores de café orgánico generalmente tienen un producto con superior calidad.
Foto : Cortesía
 
Que el Quindío ocupe el primer lugar en Colombia como el departamento en el que más número de personas mueren por causa de la contaminación del aire y del agua, está relacionado, según informa el Observatorio Nacional de Salud, ONS, con los agrotóxicos que se utilizan para el cultivo del café y otros productos agropecuarios. Le sigue Risaralda. 
 
Por esta razón son cada vez más importantes las instituciones y personas que están trabajando para aumentar el número de cultivos orgánicos. Demuestran las ventajas de hacer un cambio inteligente hacia una caficultura rentable, sustentable, y, además, ética. Cambio que puede tomar entre uno y tres años, dependiendo de lo envenenado que esté el suelo.
 
Recomendado: Agroquímicos vs. agricultura orgánica: vida, salud y economía
 
José Milton Cardona Gómez es el coordinador de sostenibilidad y cafés especiales y orgánicos de la Cooperativa de Caficultores del Quindío, donde ya empezaron a recoger una excelente cosecha que demuestra —con hechos y cifras—, las enormes ventajas de los cultivos orgánicos.
 
A comienzos de este año, la cooperativa recibió la certificación orgánica para un grupo de doce productores. Como explica José Milton, tanto para el cultivo de café como para otros productos: “La gente ya está pensando en el tema de los costos de producción, tomando decisiones para aligerar la carga.
 
Producir orgánico es más rentable”. Hasta el punto de que en las cuentas entre lo que cuesta producir y el precio de venta hoy, los orgánicos o los cafés especiales, sí son rentables, mientras el cultivo convencional agrotóxico, no lo es, porque los costos son mayores al precio de venta.
 
“El precio base en el que se vende la arroba de un café orgánico puede ser 90.000 pesos. De ahí en adelante va a subir el valor dependiendo de la calidad. Hay productores que venden su arroba de café a 150.000 pesos. Al productor químico le cuesta producir una arroba 70.000 pesos y la vende a lo mismo.
 
No gana nada. Al orgánico le cuesta producirla entre $55.000 y $65.000, pero además está protegiendo el suelo de su tierra, que es su patrimonio. Además en la mayoría de casos los orgánicos también ganan por otras condiciones, como por ejemplo la segunda certificación, la de Comercio Justo o Fair Trade, que la otorga la Fair Liberty Organization, FLO.
 
También es un asunto de calidad de taza. Estos productores generalmente tienen un café con taza superior. “Trabajan por la calidad y eso se refleja obviamente en mejor fragancia, aroma, cuerpo, acidez, balance, residualidad y notas, que hacen que el producto tenga muy buena puntuación y que los clientes lo valoren y lo paguen todavía mejor”.
 
José Milton explicó que se ganan tres sobreprecios, la de orgánico, la del Comercio Justo y la de la calidad de la taza. Un buen ejemplo de estas tres ventajas “lo tiene el café que produce Rubén Darío Ramírez, de la finca La Samaria en la vereda el Paraíso de Filandia”.
 
Cómo lograrlo
 
“Una finca tiene que entrar en un proceso de transición, en un principio se incrementa la mano de obra en un 20% o 30% mientras comienza a compensarse y a desintoxicarse el suelo y las plantas, lo que puede durar entre uno y tres años. No podemos confundir finca de abandono con orgánico. La agricultura orgánica es un tema de cantidad y de calidad.
 
Hoy en día hay empresas que ofrecen portafolios de servicios para orientar técnicamente a interesados en un proceso de transición a la agricultura orgánica, además de todo un soporte científico y técnico que ya se tiene a la mano”, aseveró Cardona Gómez, quien empezó a promover el cultivo orgánico y los cafés especiales desde hace 17 años con los caficultores de Génova, y ha estado al frente de esta especialidad en el sector privado y público.
 
“Hay que subirse al tren de la producción orgánica porque no es solo cuidar el medio ambiente, la salud del consumidor y el suelo de la finca, también que los productos orgánicos son el futuro inmediato, porque en pocos años serán una exigencia del mercado en el mundo. Suizos, alemanes e ingleses ya pusieron fechas concretas para que el total de la comida que ingrese sea completamente orgánica, y hay presión francesa, canadiense,  para que no se permita a sus países el ingreso de productos que no sean orgánicos.”
 
Pero además, José Milton Cardona Gómez considera que “lo orgánico puede salvar el Paisaje Cultural Cafetero, PCC, porque cuida la sombra, no aplica agroquímicos, no deteriora el suelo, no contamina el agua, es no atentar contra la salud del que lo produce y del que lo consume, además de que el método orgánico es la agricultura ancestral”.
 
 
Ana Catalina Velilla Moreno
Especial para La crónica y colombiaparatodos.net