15 Mayo - 2015

¿ Por qué critica tanto la gobernadora del Quindío a la alcaldesa de Armenia si ella hace cosas peores?

Eso le dicen a uno en la calle, nos escriben con frecuencia a este medio, argumentan que es posible una especie de Chavismo y Castrismo desimulado lo que se viene haciendo desde hace tres años y cuatro meses. ¿Para dónde va este pobre y paquidérmico Quindío? Ahora La crónica editorializó sobre el gas para los municipios cordilleranos, debería ser el masivo, el gas domiciliario, pero se optó por otra clase de servicio, el que se conoce como propanoductos.

Cuestionable sistema de gas para la cordillera
 
Tomado de La crónica
 
Mientras el país avance en los modernos gasoductos, en la cordillera retrocedemos con un propanoducto.
 
Hay que advertirles a las gentes de Pijao, Córdoba, Génova y Buenavista que el gas domiciliario que se está instalando en esas poblaciones, no es gas natural, sino gas propano. Por eso, lo que se está construyendo no es un gasoducto, sino un propanoducto. El gas no proviene, como en el resto del Quindío, de los grandes yacimientos, como Cusiana, a través de un ducto, sino que será descargado por un carrotanque en cuatro depósitos, que se construirán, cada uno en cada municipio. Esta es, tal vez, la única región colombiana con esta modalidad, mientras el resto de los municipios del país gozan del gas natural a través de los gasoductos.
 
También es necesario advertirles a las gentes de la cordillera que el gobierno nacional, a través del Sistema Nacional de Regalías, entregó a la gobernación del Quindío  la suma de $7.500 millones para la ejecución del gas domiciliario, creyendo que este sería, como todos los del país, con el sistema del gas natural. 
 
La gobernación decidió que se hiciera a través de Esaquín, amarró los $7.500 millones y no sacó una licitación pública, sino que le entregó a un contratista, a dedo, los trabajos. En connivencia, Esaquín, la gobernación y el contratista, decidieron hacer un propanoducto, con depósitos en cada municipio, en vez del licitar un operador de gas natural, más seguro y más expedito, porque el producto tiene ya una línea que llega a Armenia, directamente desde Cusiana, y ha empezado a construir una nueva por las ampliaciones que se prevén.
 
No es justo que el gobierno nacional ponga $7.500 millones y la gobernación y Esaquín inviertan a las vez cerca de $3.500 millones adicionales, y a la gente se le cobren cifras tan grandes por la instalación. En los estratos 1 y 2 el valor será casi de $300 mil, mientras que en el estrato tres cuestan cerca de $1 millón. Como ya no hay nada qué hacer, pues las inversiones ya se ejecutaron y las obras están muy adelantadas, por lo menos se deberían replantear los costos de conexión. Son 3.500 usuarios, a un promedio de todos los estratos de $500 mil, lo que indica que por esta vía, la empresa recaudará cerca de $1.750 millones. No parece lógico que con aportes públicos de $11.000 millones, los usuarios tengan que cancelar tales sumas.
 
El otro tema será la tarifa, cercana a los $6mil por metro cúbico. Aparentemente económica, pero cuando a ella se le cuelgan otros servicios, empieza a molestar al usuario.  Pero los problemas pueden surgir por otro lado. Cualquier eventualidad en las carreteras quindianas o colombianas podría dejar a los usuarios de este sistema sin el gas, porque los tanques deben de estar llenándose permanentemente. Los usuarios del gas propano a través de pipas que no se suscriban al sistema o a donde el propanoducto no pueda llegar, como a las veredas, perderán la posibilidad de este combustible, porque las camionetas repartidoras no van a subir a la montaña para vender unas cuantas pipetas. 
 
Adicional, está la desconfianza que los usuarios del acueducto y alcantarillado de los municipios le tienen a Esaquín. No son pocas las quejas que hay contra esta empresa en dos servicios en los que se supone, tiene experiencia. Con el gas propano, no hay ninguna experiencia, ni en su manejo técnico, ni en su seguridad, ni en el sistema de tarifas. Todo es nuevo para la empresa. 
 
Los temores surgen porque el país avanza exitosamente en los gasoductos que transportan gas natural, y deja en el pasado la posibilidad de propanoductos, mientras que en el Quindío actuamos al contrario. Hacemos votos para que esta enorme inversión no se quede en la mitad del camino de un proyecto bueno, ambicioso y de gran beneficio para la población de la cordillera quindiana.