25 Marzo - 2020

Por primera vez esto es de todos

Tantas veces hemos dicho en tantas partes, en tantos escenarios, con tantos y para tantos, que algún tema específico lo resolvemos si entre todos ayudamos. ¡QUE VA !. Eso era buscando solidaridad mimada. Pero el tema que nos convoca hoy, el Covid-19, este si es de verdad, porque es un tema de vida y muerte, de salud y no de solidaridad; es que cuidando nuestra propia salud es como cuidamos la de los demás y ahí somos solidarios y si esto lo atendemos entre todos, va a ser más tranquilo y menos perturbador; y nos piden muy poquito.

La nota de 'Jota'
Marzo 25 de 2020
 
Por José Jesús Domínguez Giraldo, 'Jota'
 
“Parece ser que la mejor forma de lavarnos las manos, es quedarnos en casa”. 
Carlos Arturo Álvarez Moreno, médico colombiano, infectólogo, magíster en epidemiología clínica, especialista en medicina tropical, jefe de infectología del  Hospital San Ignacio de la Pontificia Universidad Javeriana y Director del  departamento de enfermedades infecciosas de COLSANITAS en Bogotá, ha dicho hoy: “En 14 o 20 días, debe haber un descenso de casos de coronavirus en Colombia. Cuando la cuarentena se cumple en la casa y nos lavamos las manos, el número de casos, debe disminuir”. Y punto. Por primera vez, esto es de todos. 
 
2.- “EL MOMENTO ES AHORA”. 
A Albert Einstein se le atribuye la frase, “De toda crisis nace una oportunidad”. Exactamente dijo que “la crisis es necesaria para que la humanidad avance. Solo en momentos de crisis surgen las grandes mentes”. 
 
Y bueno, pues si de toda crisis nace una oportunidad, el momento es ahora. Y sin esperar nada, Claudia López la alcaldesa de Bogotá la aplicó de inmediato y picó en punta para ser candidata a las elecciones presidenciales que se realizarán en el año 2026, pues para ella su tiempo de alcaldesa termina en diciembre de 2023 y las próximas presidenciales serán el último domingo de mayo  de 2022. No clasifica para el 2022 pero si estará más que madura para las del 2026.
 
Los buenos ejecutivos públicos se conocen inmediatamente, haciendo cosas que lleguen a la gente, conectando con sus necesidades, dando esperanza para resolver sus problemas personales y familiares y sociales y laborales. Los buenos ejecutivos resuelven rápido antes que buscar periodistas para que les aplaudan  pendejadas.
 
Los buenos ejecutivos tienen carácter, son gobernantes que no piden permiso para hacer bien las cosas, gobernantes a los que les estorban los aduladores y gobernantes que se levantan a dirigir porque tienen claro que su labor es para servir a toda la sociedad y no para su servicio personal. Los buenos gobernantes hacen lo que tienen que hacer sin pensar en los aplausos. Necesitamos  gobernantes que le agradezcan a Dios cuando hayan cumplido su trabajo y no  invoquen a Dios para que les haga el trabajo. Lo demás es un circo.
 
El gobernante produce alegrías y satisfacciones cuando trabaja, cuando sirve, cuando cumple. El gobernante debe ver las próximas elecciones como un paso más, como una escalera y no como la meta. Necesitamos trabajadores por la sociedad y no payasos de farándula. Necesitamos gobernantes, hombres o mujeres, con los calzones bien puestos haciendo verdades y realidades y no  ensayando y disimulando bobadas en medio de las  locuras. Y por lo que se ve en  el Quindío avanza bien José Manuel, el alcalde de Armenia, quien tiene más de medio departamento para atender, para cuidar y para vigilar. En esta crisis ha sido serio, concreto, productivo y oportuno. Y para lo que viene él tiene muy claro, como Claudia López, que “el momento es ahora”.   
 
3.- LOS CONGRESISTAS EN CUARENTENA.
Y para todos aquellos que piensan y dicen que los congresistas poco están haciendo en esta crisis, están en lo cierto. A ellos únicamente les corresponde hacer y modificar las leyes y por estos días están estudiando desde sus casas la declaratoria de emergencia económica que al tenor del artículo 215 constitucional, entregó al país con sus decretos el presidente Duque.
 
Los congresistas están pensando entregar el diez por ciento de su salario para los vendedores informales y ambulantes del país. El salario básico de los congresistas es muy bajo y además  les descuentan cerca del 30 por ciento de lo que reciben y para que no sea tan poquito les compensan con una prima especial de servicios, unos gastos de representación  y pasajes aéreos.
 
Una donación es una causa muy noble y según lo anunciado, el diez por ciento de su asignación básica salarial es aproximadamente un millón de pesos. Es decir, que entre todos los congresistas de Colombia donarán aproximadamente 300 millones de pesos, para suplir necesidades de los vendedores informales de Colombia. Y sin embargo, pese a lo duro que les toca (estudiar leyes no es fácil para todos), pese a recibir una asignación básica salarial tan pichurria, pese a esos descuentos y pese a esas amables donaciones y pese a esos 35 millones de pesos, hay gente que los critica.   
 
4.- VOLVIMOS A APRENDER. 
La palabra “volvimos” se conjuga en pasado o en pretérito pero se realiza en presente. Y este coronavirus nos ha recordado nuestra debilidad, un virus pequeñísimo que no se ve ni conocemos, nos obliga a escondernos. Pero volvimos a la misa así sea por televisión, volvimos a ayudar en la casa a barrer, a lavar la loza que utilizan todos 15 veces, volvimos a no hacer desorden porque ya no hay afán de salir, volvimos a hacer grandes sacrificios comiendo lo que prepara la esposa, volvimos a utilizar un solo televisor, volvimos a encontrarnos con amigos y familiares por skype o por zoom o por teléfono fijo o por celular, volvimos a ver al “chavo” (el “chompiras” todavía no ha podido robar nada), volvimos a sentir como propias las cachetadas dadas a “ron damón”, volvimos a extrañar el trabajo y no a maldecirlo, volvimos a sentir a los animales como compañeros y no como mascotas, volvimos a mirar la bondad de la casa y de sus integrantes, volvimos a valorar el esfuerzo familiar, volvimos a hablar entre todos, volvimos a arreglar el guardarropa, volvimos a leer libros que hacían fila, volvimos a poner atención a las noticias, volvimos a escuchar radio, volvimos a hacer silencio para escuchar al otro, volvimos a ayudar a pelar las papas, volvimos a limpiar las mesas, volvimos a utilizar un solo plato para comer todo y volvimos a mirarnos a los ojos con bondad. 
 
Y nos solidarizamos con aquellas familias donde las habitaciones y el comedor se volvieron a llenar de humo y ceniza de cigarrillo, pensamos en las esposas que aunque ven a su lado a los maridos andan enojadas con Dios por los borrachos que ahora permanecen en sus casas (gas).  
 
Hemos aprendido que así como esperamos en la calle, en la casa también se puede esperar; aprendimos a darle propina a la esposa, aprendimos a comer lo que nos sirvan, aprendimos a no reclamar, aprendimos a comer el poquito que quedó de ayer, aprendimos que el trapeador hay que comprarlo menos pesado,  aprendimos que el límpido “patojito” es el mejor y más barato y aprendimos que el huevo rosado o blanco es lo mismo y aprendimos que se puede desayunar todos los días lo mismo de ayer y aprendimos que en la casa hay una señora que cuando quiere, “nos pone el tapabocas”.  
 
5.- IRRESPONSABLES, AL CARAJO.
El alcalde de Popayán como todos los gobernadores y secretarios de salud de todos los departamentos y los alcaldes de capitales del país, atendieron una convocatoria urgente del señor Presidente Duque, para hablar del coronavirus. El alcalde de Popayán no sabía que estaba contagiado del virus, pero lo grave es que para ingresar a esa reunión, mintió acerca de sus viajes internacionales y  otras preguntas y con su virus pudo afectar a varias personas, entre ellas a la exalcaldesa de Calarcá y hoy Secretaria de Salud del departamento, Yenny Trujillo.
 
Si el alcalde López de Popayán hubiera dicho la verdad, se le impide el ingreso a esa reunión. La salud del señor presidente de la República es un tema de interés nacional. Ahí se pintan de cuerpo entero y además con muchos virus algunos políticos de nuestro país, a los que esperamos caiga todo el peso de la ley, porque si no es así, seguiremos eligiendo irresponsables como ha sido casi siempre la costumbre de casi todos los colombianos. A la señora hoy Secretaria de Salud le deseamos su pronta mejoría, también con el ánimo que sus familiares cercanos se encuentren libres de cualquier afectación. 
 
BREVÍSIMAS:
1.- Frases de la casa: i) Ahora madrugamos más tarde. ii) Si el teléfono o el televisor sacan la mano, no se la dé. iii) Lo que ahora no están gastando en la calle, dénmelo a mí (adivinen quien la dice).  
2.- Lionel Messi, ganará este año 127 millones de euros, sumando todos los ingresos de por todo. Eso se traduce en recibir un millón de pesos colombianos por minuto. Y mientras usted suspiraba diez segundos leyendo eso, Messi recibió 166.666.66 pesos. Messi recibe un salario mínimo colombiano cada 58 segundos y medio. Jueguen fútbol para que no digan que los únicos que se enriquecen son los congresistas, políticos y gobernantes. 
3.- Realmente es cierto que la sociedad de consumo es la que nos consume. Hoy, todos dentro de las casas, no necesitamos el carro, a las señoras no les hace falta ropa nueva, no necesitamos reloj para ver pasar el tiempo y por primera vez no necesitamos salir desesperadamente a las calles. Nos quedaron dos cosas para disfrutarlas; la familia y los buenos amigos. Son apenas 20 días, aprovechemos.
4.- Mientras Bogotá tiene la mayor parte de contagiados de coronavirus en Colombia, muchos viajeros de allá llenan las calles y plazas de los municipios del Quindío, pese al toque de queda. A todos ellos con sus parientes, los esperamos una vez pase la cuarentena para saludarlos en este bello lugar de Colombia.   
 
APORTE DE LOS LECTORES: “Comunicado especial de Jesús, en semana santa: Debido a la situación, esta Semana Santa no bajaré; ustedes subirán. 
Fin del comunicado”.