31 Mayo - 2020

¡No más mentiras por favor!

¡Por favor!... ¿hasta cuándo nos van a seguir mintiendo y robando? Si, robando. ¿Hasta cuándo los “medios de comunicación” van a seguir desinformando, convirtiéndose en cómplices de ese engaño y robo? ¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiendo todo esto? Ese titular es una mentira. “Antes de finalizar septiembre se pone al servicio el proyecto del cruce de la Cordillera Central”. ¿Significa que al finalizar septiembre estarán listas todas las obras del proyecto “Cruce de la Cordillera Central y Túnel de La Línea? ¿Todas las obras entre Ibagué y el Calarcá? No, eso no es así, afirmarlo es mentir.

¿Veeduría del Túnel?... eso es una mala farsa bien pagada, es otra mentira.
 
 
Por Néstor Ocampo
 
Lo que tal vez terminen a finales de septiembre es uno de los dos túneles del “Túnel de La Línea” y algunas de sus obras anexas. Siempre se dijo que serían dos túneles, unidireccionales, uno en sentido Calarcá – Ibagué y otro en sentido Ibagué – Calarcá. Incluso se informó que el túnel piloto se ampliaría para ser el segundo túnel. O sea que si terminan un túnel queda faltando otro para cuya construcción ni siquiera se ha abierto licitación.
 
Desde hace unos años solo se habla de las obras entre Cajamarca y Calarcá y nada volvimos a oír de las obras entre Ibagué y Cajamarca. ¿Es que acaso están terminadas? No. Están en problemas como muchas de las que faltan entren Cajamarca y Calarcá. De lo que informa el director de Invías, en esta “noticia”, se desprende que solo se entregarán algunas obras entre Cajamarca y Calarcá, no todas.
 
En otras palabras: aún falta mucho, pero mucho, para que se ponga en servicio el “proyecto del cruce de la Cordillera Central”. Les recuerdo que se trata de, aproximadamente: 26 túneles, 54 puentes y viaductos, 105 muros de contención, 417 obras de arte, 22 kmts de doble calzada, 19 Kmts de vía nueva y muchas otras obras anexas. Digo “aproximadamente” porque no se sabe qué pueda pasar, han hecho obras que no estaban proyectadas, han cambiado diseños, han demolido obras construidas con errores de diseño o de construcción y hay otras que están abandonadas hace años y no se sabe del estado en que se encuentren.
 
Si leen con cuidado el artículo se darán cuenta de que lo que entregarán en septiembre es apenas una parte de las obras. Además hablan a boca llena de haber tenido a 2.941 personas trabajando, la mayoría de la región, y el Sr. Orjuela habla de 3.275 empleos generados, seguramente dirá que de la región si le preguntan. Todos sabemos que eso no es verdad. Si algunas de esas personas viven hoy aquí es porque las trajeron a vivir aquí.
 
Y si los periodistas son de aquí deben saber que el conjunto de obras de “Paso de la Cordillera Central y Túnel de La Línea” ya tiene más de 5 años de retraso, ha costado por lo menos tres veces lo que iban a costar y aún están crudas, les falta mucho para estar terminadas y que se puedan “poner en servicio”. Por favor… ¡no más mentiras!
 
¿Veeduría del Túnel?... eso es una mala farsa bien pagada, es otra mentira. Un señor al que le pagan para que no vea nada, para que no diga nada. Todo lo que ha hecho en años, usurpando el nombre de una supuesta “veeduría ciudadana a las obras del túnel”, es decir que esas obras “traerán desarrollo y progreso al Quindío”, que “ojalá se terminen pronto y con éxito”, que “ahora sí hay luz al final del túnel” (lo ha dicho como 14 veces) y participar en reuniones, eventos, almuerzos y hasta en tres inauguraciones (Uribe, Santos y Duque). Pero no ha visto nada de demoras en la entrega de las obras, ni errores de diseño, ni cambios en los diseños, ni de obras que no estaban previstas, ni violaciones a la Licencia Ambiental, ni los graves daños ambientales que esas obras han causado al municipio de Calarcá y al departamento del Quindío, ni incumplimiento de contratos, ni robos, ni corrupción, ni politiquería… nada. Y eso lo convierte en cómplice también.