16 Noviembre - 2020

No los felicito por haberse retirado de la Revista Semana, lo hago por haber tenido el fino olfato para heder el tóxico exhalado por ese Medio Periodístico

Expresión del profesor Humberto vélez Ramírez al caricaturista Vlado y a María Ximena Duzán. Dice el profesor Vélez: “No los felicito por haberse retirado de la Revista Semana, lo hago por haber tenido el fino olfato para heder el tóxico exhalado por ese Medio Periodístico que habría terminado envenenándoles la existencia a Ustedes, así como a todos sus Colegas que también se han retirado.

El cambio de Semana, visto desde el Quindío
Fuente: El quindiano
 
Desde el Quindío, el profesor Humberto Vélez Ramírez, historiador y escritor, envió una carta al caricaturista Vladdo y a la columnista María Ximena Duzán, refiriéndose a su retiro de la revista Semana.
 
 Mi persona, y con seguridad otros cientos de colombianos también hemos renunciado a seguir comprando ése ahora folletín que, por mucho que muy bellamente lo tecnifiquen en lo digital, ameritará siempre ese nombre, y lo hemos hecho porque para leer lo que Uribe y El Centro Democrático ordenan que escriban, no necesitamos gastos a cargo de nuestro propio peculio, pues nos bastará escuchar y, de modo directo, observar las conductas diarias de Uribe y de su partido.
 
Ojalá ahora las escalas de entrada a la Revista que “fue”, no sean muy estrechas, pues por ellas deben estar trepando docenas y docenas de escribidores baratos, simples “recaderos teledirigidos” con ansias de recibir el nombre de “Analistas Políticos” especializados en el arte, perdón, en la habilitación, de domesticar al ciudadano del común inyectándoles miedo, temor y desinformación.
 
Veamos ahora qué fue lo que pasó el 10 de noviembre. Ese día el Grupo de Accionistas de la Publicación Semana anunció cambios importantes en la Empresa: Vicky Dávila asumiría La dirección General Editorial de la Revista mientras que Carlos Enrique Rodríguez, hasta ese día Director de la Revista Dinero, tendría la Subdirección General. Casi de inmediato se vino la diáspora: encabezados por Uds. dos, María Jimena Duzán y Vladdo, se precipitaron las renuncias; hasta ahora lo han hecho: Ricardo Calderón Villegas (Director), Rodrigo Pardo (Director Editorial), Antonio Caballero –uno de los Columnistas más destacados del País- y otros más. Como elemento que no se ha destacado también se anunció que Felipe López vendería su participación accionaria en Semana; con seguridad que a ésta la comprará Jaime Gilinsky Bacal, según Forbes, el segundo Magnate económico-financiero de Colombia y entre los 60 más ricos del Reino Unido, país donde vive[1], pues es el mayor accionista del Banco británico Metro Bank; en el 2019, Gilinski había adquirido ya el 50% de Publicaciones Semana, editora, además, de la Revista Dinero.
 
En medio de la diáspora hizo presencia Jaime Gilinski, quien muy pausado señaló, “..en Semana hay 500 colaboradores” y porque se fueron “unas personas que de pronto ustedes conocen mejor, ¿significa que se fue el talento? Es que nadie los sacó”; todo se reduce a que habrá un cambio “hacia lo digital”[2].
 
Y entre los que no se han marchado, vinieron los que han usado y continúan usando sus Columnas de Opinión, entre ellos el constitucionalista Juan Manuel Charry quien le ha dado al suceso la siguiente explicación:
 
“En suma, está cambiando la propiedad del Grupo Semana hacia inversionistas en lugar de simpatizantes políticos lo que sin duda generará cambios en las revistas; la revolución tecnológica está acabando con los medios impresos que deben reinventarse para lograr algo de la atención de los usuarios que consumen las pantallas de teléfonos móviles, computadores y televisores; de acuerdo con Castells, diría que la extensión y calidad de los mensajes determinará el segmento de consumidores, en razón al tiempo disponible; y, las discrepancias de directores, formadores de opinión y periodistas se deben resolver libremente y según las afinidades de unos con otros. En fin, ya no se puede decir que el medio es el mensaje, más bien, son propuestas de nuevos estilos de vida, ágiles, dinámicos y tremendamente actuales, que permitirán moverse acertadamente en el cambiante mundo contemporáneo”[3].
 
Estimados, Maria Jimena y Vladdo, aunque Uds. ya los conocen, volvamos ahora a algunos mensajes que nos dejaron los que ya se marcharon:
 
Rodrigo Pardo: “Como me siento parte de la vieja guardia de la Revista Semana, los cambios recientes me llevaron a la decisión de renunciar a la Dirección Editorial. Fueron tiempos lindos, de ejercicio independiente del periodismo. Éramos como una familia. Gracias a todos los que hicieron parte”, escribió Pardo en twitter.
 
Alejandro Santos: “Después de 20 años en Semana quiero agradecerá todos los periodistas y colaboradores de hoy y los de ayer, por haber logrado el sueño de convertirnos en un referente en el Continente. Gracias”.
 
Vladdo: “a partir de hoy (este martes), con mucho pesar pero con absoluta determinación me retiro de la @Revista Semana, de la que fui colaborador 26 años…No es una decisión fácil…bajo la nueva dirección, es evidente que esta publicación tendrá un nuevo rumbo muy diferente y dejará de ser la revista a la cual me sentí orgulloso de pertenecer durante la mayor parte de mi vida profesional”.
 
María Jimena Duzán: “Agradezco a Felipe López y a Gabriel Gilinski el apoyo que me dieron durante los años de trabajo en Semana. Voy a emprender nuevos proyectos que me apasionan. Les estaré contando.
 
Pero, en nuestra opinión, queridos Amigos, y es ésta la razón central de esta Carta Abierta, los cambios en Semana no son un simple problema de un viraje hacia “lo editorial y mediático” o en “La Política Editorial” de la Revista. De un lado, en un mundo en el que lo virtual-digital-mediático está marcando a la contemporaneidad, todo periodista competente está en su derecho de entrar en él; así, pues, Señores Gilinski, Padre e Hijo, que por ahí no se mueven los problemas. Por otra parte, también es pertinente hacer cambios en la Política Editorial de un Medio de Comunicación, pero ello en la medida en que esas mutaciones no afecten a algo tan importante como es “la democracia periodística” impidiendo la presencia en él de periodistas alternativos en sus formas de pensar.
 
Lo que ha pasado, queridos María Jimena y Vlado, es que las Revistas Semana y Dinero, desde el 2019, han venido acomodándose para constituirse en el Medio Comunicativo Estratégico del conjunto de las Empresas, de muy variado tipo, de la Familia Gilinski, y lo que está sucediendo ahora es que han dado los pasos más definitivos en esa dirección. Algo similar fue lo que ya analicé varios años atrás sobre el Grupo Económico de Luis Carlos Sarmiento en un extenso artículo titulado “El proceso de Sarmentización del Estado colombiano”[4].Como señalamos en ese artículo, los Grupos de los Magnates Económicos, como le sucedió al Grupo Olcsa de Sarmiento, necesitan hacer presencia en los Medios, el más importante vehículo para informar “a gusto”, para mandarle propuestas a los gobiernos de turno, para alabarlos o cuestionarlos, para recibir y propiciar artículos de loa y hasta de críticas dentro de ciertos límites, y, sobre todo y ante todo, para legitimar y publicitar cualquier actividad pública presentando su quehacer diario como algo natural, normal, benigno y beneficioso.
 
Ustedes me perdonarán, estimados María Jimena y Vladdo por lo largo de esta Carta, pero para todo lo que se podría analizar al respecto, ha sido una nota, más bien, corta”.
 
[1] . “Jaime Gilinsky entre los 60 más ricos del reino Unido”, www.forbes.com/ .
 
[2] . Entrevista de Blu Radio Jaime Gilinski, www.infoabe.com/ , 13 noviembre 2020.
 
[3] . Caharry U. Juan Manuel, Cambios en la Revista Semana, www.semana.com/ , 14 noviembre 2020
 
[4] . Vélez Ramírez, Humberto, La Sarmentización del Aparato de Estado en Colombia”, Atisbos Analíticos Nos 255-258..