16 Junio - 2020

No hay derecho. Nota editorial del periódico La crónica luego del sin sabor en el Concejo de Armenia

Como si fuera poca la zozobra con la que avanza el municipio de Armenia por cuenta de la suspensión del alcalde, el fin de semana los concejales protagonizaron otro rocambolesco capítulo de la democracia local. Con los tiempos ya por vencerse para discutir y aprobar el plan de desarrollo local, se vivieron tres días muy diferentes y con hechos que generan serias dudas sobre la idoneidad que tienen quienes actualmente coadministran la ciudad para realizar esta función.

No hay derecho
 
Nota de La crónica, su editorial de hoy martes 16 de junio
 
El jueves, pese a que las sesiones se están realizando de forma virtual y los concejales pueden participar desde sus casas, no hubo quorum ni para deliberar ni para decidir sobre el plan de desarrollo. El viernes, en una maratónica jornada, fue aprobado el nuevo plan de desarrollo municipal. El sábado los concejales fueron advertidos de las consecuencias por la ligereza con la que aprobaron dos artículos embutidos a última hora por el alcalde designado.
 
El domingo, los concejales ponentes del plan, radicaron una solicitud de revocatoria a esos dos artículos que horas antes habían aprobado en plenaria. El lunes los concejales admitieron que se equivocaron al aprobar los dos artículos y los revocaron y, lo más pintoresco de todo, fue que aceptaron que no habían leído ni estudiado los textos a los que les dieron vía libre.
 
Lo que aprobaron, sin estudiar, los concejales en plenaria y luego revocaron, le daba facultades por un año al alcalde para modificar la estructura orgánica de la administración municipal, las funciones de las dependencias y los sueldos; crear, suprimir o fusionar institutos descentralizados; permitir que el municipio participara en asociaciones o sociedades con entidades privadas; y realizar empréstitos. Semejantes poderes y atribuciones para el ejecutivo local pasaron sin tocar aro.
 
Conscientes de las implicaciones disciplinarias que dicho procedimiento podría tener, pero sobre todo preocupados por la irresponsabilidad con la que procedieron, los concejales madrugaron el lunes a ofrecer excusas por sus actuaciones y las disculpas fueron tan divertidas como inverosímiles e inferiores a la responsabilidad que les encomendaron sus electores. Para la muestra estos botones: “Yo apenas llevo el primer semestre de derecho y esto todos los días aprende uno, nos equivocamos como topa persona que pise la faz de la tierra se equivoca… yo hasta ni puse cuidado, soy sincero, miren el video,…voy a ser sincero, a las 9 de la mañana me di yo cuenta de esa catastrófica que habíamos cometido hermano…”, “no tuvimos el suficiente cuidado para aprobar esos artículos, qué pasa, que la ley es la ley y se aprobaron por las mayorías”, “personalmente yo no conocía el contenido de los dos artículos… vine a conocer en el momento en que se le dio lectura y por la ligereza de ese momento, por los descuidos y por las irresponsabilidades nuestras de no estar tan pendientes en ese momento, en este tema de las plataformas virtuales se requiere mucho compromiso de estar uno ahí siempre presente, y luego fue que la opinión pública y los mismos concejales nos dimos cuenta cuando enviaron el contenido de los artículos qué era lo que nosotros habíamos aprobado…”, “… yo si prefiero decirle a la ciudad que me disculpe por ese error a quedarme callado sabiendo que se cometió un atropello contra la ciudad… les ofrezco disculpas por ese orangután que nos dejamos meter… nosotros no teníamos conocimiento del contenido de esos artículos porque eso se hizo a última hora”
 
Escuchadas las explicaciones de los concejales, con las que lo único que hacen es confirmar que no estuvieron a la altura de las circunstancias y de paso dejan un manto de duda sobre lo que está pasando en el CAM y la capacidad de los concejales para coadministrar la ciudad, queda pendiente escuchar la versión del alcalde designado. Si esos dos articulitos, fueron iniciativa del alcalde designado, vaya error el del gobernador al haber encargado al doctor Ospina Gómez; pero si lo que hizo el alcalde designado fue un mandado, vaya tiempos difíciles los que le esperan a Armenia por el oscuro poder que la está asechando.