02 Noviembre - 2018

No al Transmilenio por la carrera séptima de Bogotá

Una gran cruzada adelantará la próxima semana el equipo de periodistas de colombiaparatodos.net, facebook Actualidad quindiana, Facebook Cesáreo Herrera Castro, Montenegro Estéreo Internacional, entre otros medios de comunicación, para que el alcalde Enrique Peñalosa desista de la idea de construir estaciones de Transmilenio por la carrera séptima de Bogotá.

La séptima, el único ícono y símbolo del imaginario colectivo de Bogotá

Por Cesáreo Herrera Castro, director

Intervenir la carrera séptima de Bogotá es como matar, eliminar, borrar o aniquilar el último ícono o símbolo del imaginario colectivo de la capital del país, Bogotá.

En la séptima está reunida toda Bogotá, allí a comienzos del día llegan sus habitantes del sur, norte, oriente y occidente de la fría pero amable, grata y bella Bogotá.

Desde el año 1973 recorro a pie desde el edificio Avianca hasta el centro comercial Santa Bárbara, no lo volvería hacer si Peñalosa insiste en su terquedad de construir una nueva esatción de esos pesados, largos y feos articulados de Transmilenio, que por donde pasan contaminan el poco aire puro.

Hace un mes me di ese gusto de subir desde la calle 11 hasta la 116, muchos carros particulares, busetas, pero ninguna larga serpiente roja de ese Transmilenio, si el alcalde logra ese objetivo jamás volveré a la carrera séptima, no quedará por donde ingresar con facilidad a las iglesias, al teatro Jorge Eliécer Gaitán, parar un buen rato en las aceras para ver a esos vendedores de cachiaches, los artistas que lo deleitan a uno cantando y bailando tangos, milongas.

Se morirán esos almaces de fina ropa de lana, paño, es decir, Bogotá dejará de ser esa capital soñada, por la séptima deberán circular bicicletas, uno que otro carro particular, además todas aquellas personas que llegan desde distintas partes de Colombia y del exterior.