11 Septiembre - 2015

Nicolás Maduro, el peor de los nuevos psicópatas del mundo

Eso es apenas lo que podemos decir de este cínico, despistado, desquiciado y psicópata que acaba de condenar a uno de los líderes más jóvenes de Venezuela, la lúz en el túnel, Leopoldo López, quien cumplirá más de trece años en prisión. ¿En dónde está la solidaridad de los otros países?.

El cinismo de los ex presidentes 
 
Jhon Jaiver Flórez Guzmán, columnista de colombiaparatodos.net, nos mandó esta nota en el día de ayer, no se conocía todavía la decisión de Maduro contra Leopoldo López.
 
Indignante ver regresar humillados de Venezuela a miles de compatriotas, que otrora en su mayoría fueron desplazados a ese país por la pobreza y la exclusión. De aquí salieron en condiciones precarias similares a las que padecen hoy a su regreso, solo que cuando emigraron fueron invisibles. Es absurdo ver ex presidentes con cinismo oportunista hacer shows populistas ante esa situación degradante, esas personas son sus víctimas a través del excluyente modelo económico neoliberal o del conflicto armado que ha azotado a Colombia. 
 
Esta debacle social inicia en la década de los 80, con la llegada del neoliberalismo, luego del regreso de la economía liberal de mercado a los EEUU e Inglaterra.
 
La apertura económica de César Gaviria después de 1990, marca el inicio del caos económico y social. Los gobiernos de Samper y Pastrana afianzaron el neoliberalismo, el primero haciendo concesiones a los EEUU, como el aumento de dádivas a la inversión extranjera, el segundo continuo su caótica aplicación, al final de ese gobierno el PIB cayó en un 4%, igual ocurrió con el ingreso per cápita, y la pobreza se incrementó al pasar del 50% al 62% de la población. 
 
Álvaro Uribe con la implementación del Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), el Tratado de Libre Comercio con EEUU (TLC) y las privatizaciones, consolidó el neoliberalismo. Paradójico ver que después del caos creciente desde 1990, se continuara fortaleciendo ese modelo y con él, el lastre social y su profundización.
 
Gobierno tras gobierno el modelo neoliberal se ha ido afianzando, con sus consecuencias sociales, políticas y económicas. Su principal lunar ha sido la creciente tasa de desempleo, en 2001 alcanzó el 20.3%, casi el doble de 1990 (10.6%), esto mostraba el nivel de pobreza por el que se encaminaba el país.
 
El neoliberalismo ha debilitado la industria colombiana, pero su mayor damnificado es el sector agrícola, el campo se desbarajustó, la agricultura entró en ruina por haber sido sometida a competir sin ser preparada para ello, para el agro es imposible competir con sectores similares de otros países que son subsidiados, con lo que pueden ofrecer productos más baratos que los nuestros, los resultados son: gran número de campesinos y desempleados empobrecidos, y nuestros mercados inundados de toda clase de productos extranjeros.
 
La tragedia de los excluidos la completa el conflicto armado y el accionar narcoparamilitar. Según cifras de la Unidad de Victimas entre 1990 y 2014 fueron desplazadas 5.685.152 personas, se dieron así: el 2% en el Gobierno Gaviria, el 8% en el Gobierno Samper, el 27% en el gobierno Pastrana, el 51% en los 8 años de gobierno Uribe y el 12% con Santos.
 
Miles de esos hombres y mujeres víctimas han tenido que salir del país a rebuscar posibilidades de sobrevivir –no hay país en el mundo donde no hayan colombianos– Hoy muchos de ellos son deportados de Venezuela. Cabe preguntar ¿Quiénes son sus victimarios?