03 Mayo - 2018

Los periodistas defendemos los intereses de la comunidad, las ías absuelven o condenan procedimientos de los funcionarios, Cesáreo Herrera Castro

Cuando una sociedad como la de Armenia es pasiva, no se interesa por su suerte y está ajena a los actos administrativos de quienes son elegidos en las campañas políticas es proclive a vivir toda clase de pesadillas, una de ellas los líos ahora de la exalcaldesa y el alcalde. Quienes estamos en los medios de comunicación somos los voceros de esa comunidad, no podemos juzgar, acusar y mucho menos condenar a esos funcionarios, ese rol lo debe cumplir la Procuraduría, Fiscalía, Contraloría General de la Nación y las veedurías ciudadanas.

El papel de Montenegro Estéreo, Actualidad quindiana, colombiaparatodos.net

Por Cesáreo Herrera Castro, director, comunicador social y periodista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá

Desde hace más de cincuenta años ejerzo con vocación, ética y estética la comunicación social y periodismo en distintas partes del país, he estado en la ciudad de Bogotá, Pereira y por fuera del país. Varios de mis años en este oficio los he dedicado a cuidar y a protejer los intereses de los quindianos, siempre en mis escritos he sido crítico en los actos de gestión de funcionarios y de algunos directores o gerentes del sector privado.

En ningún momento pensé y creí que el último episodio que viviría la ciudad de Armenia era el del exalcalde de Armenia, abogado David Barros Vélez, quien cumple una condena por 15 años y 16 meses, pero desde principios del mes de abril del año 2018 se destapó un presunto detrimento patrimonial por $14.000 millones de los dineros de la valorización, anda en audiencias la exalcaldesa, su esposo, varios exfuncionarios de su período constitucional 2012-2015, ahora entró en escena el alcalde actual, sucesor de Luz Piedad, docente y filósofo Carlos Mario Álvarez Morales, capturado el domingo 29 de abril a las 8:30 de la noche en el peaje entre Armenia y Pereira.

La Fiscalía lo investiga por el mismo hecho del detrimento patrimonial de valorización, esta ía le imputó varios cargos, su abogado defensor hace su papel respectivo y nosotros los medios de comunicación estamos a la espera de los resultados finales de unos de los casos más desagradables, bochornosos, que producen pena ajena y nos pone en el ojo del huracán y ahí sí es el reclamo que nosotros hacemos para constituir Un Gran Frente Social Común, donde salgan prospectos para cuidar el erario, que los planes, programas y políticas del jefe del ejecutivo local estén acordes con las necesidades manifiestas de los armenios, bien en salud, educación, vivienda, infraestrucutura vial, recreación o en ciencia, tecnología, conocimiento y medio ambiente.

En las redes sociales escriben irresponsables, se escudan en nombres falsos para decir toda clase de sandeces, pendejadas y sobre todo cuestionar nuestro papel de profesionales de la comunicación social y el periodismo, pero Facebook los pondrá en cintura, los perfiles falsos serán eliminados, desde luego en mi caso ya lo he hecho porque han puesto en duda mi nombre, honra, fama y honor,m igual otros excelentes colegas han sido víctimas de esos ligeros, deshilvanados comentarios, cuyo único fin es confundir más a las gentes de Armenia y el Quindío.

¿Cuál es el papel del periodista en la sociedad?

Entonces, dice el analista Fernando W. Burgos, es cuando nos planteamos cual es el rol del periodismo en la sociedad actual. Cabe aclarar que el papel del periodismo y por tanto del periodista en la sociedad, es el de crear conciencia sobre las diferentes situaciones que acontecen en pro de generar una mejor calidad de vida, así como advertir a la sociedad acerca de las posibles consecuencias que ciertas acciones pueden acarrear, a la vez que ha de procurar comunicar todas aquellas acciones que tienden hacia el bien común de las personas y del mundo.
 
El periodismo nace a partir de la necesidad del hombre de saber la realidad de los hechos. Es importante tenerlo en cuenta y recordarlo, la finalidad del periodismo es dar a conocer a los hombres la verdad sin añadidos ni recortes. Cuando la verdad es tergiversada para alcanzar intereses mezquinos y personales, el periodismo se convierte en una mentira.
 
La concepción de los medios de comunicación como el principal elemento a la hora de transferir status social o la entrada de nuevas tecnologías, con Internet a la cabeza, hacen que la figura del informador esté obligada a evolucionar para no difuminarse.
 
Los medios de comunicación de masas confieren un status social, la gente quiere salir en los medios para existir socialmente. La consecuencia fundamental de ello es el creciente peso de los gabinetes de prensa, las direcciones de comunicación etc.
 
Entonces, la imagen social pasa a ser una clave más del éxito. Las redacciones de los periódicos se llenan de convocatorias de prensa y de noticias precocinadas que facilitan de tal modo la labor del periodista que lo hacen desaparecer.
 
La necesidad de estos grupos de aparecer en los medios les convierte en fuente de actualidad, ante la pasividad del periodista y la indiferencia de la sociedad. La noticia se transforma en mercancía y utiliza a los periodistas para introducirse en la realidad social, con el peligro que eso conlleva. Ante ello el periodista actual debe revelarse aparcando la actualidad teledirigida en favor de aquella información que realmente se encuentra dentro del interés general.
 
Existe el peligro de desechar información surgida de forma espontánea por el mero hecho de no estar en el orden del día, y lo que es peor abandonar la función social del periodismo negando la voz a aquellos colectivos que no tienen el suficiente peso o no disponen de un hábil jefe de prensa que aproveche los huecos de este mercadeo de la información.
 
Algunos periodistas se toman a juego la profesión y piensan que no vale la pena dejar “que la realidad te arruine un gran reportaje”. Cuando leemos el periódico, hemos de hacerlo con sentido crítico. No significa desconfiar totalmente de los periódicos, pero tengamos en cuenta estas deficiencias.
 
Sepamos abrir los ojos al leer las noticias. Prescindir de los comentarios gratuitos, y buscar ante todo la verdad. A partir de esta consigna, el periodismo podrá cumplir con su principio más fundamental: que la verdad sea conocida.
 
El periodista actual debe tener presente que toda evolución a la que se vea abocado debe tener como principio fundamental la de preservar la función del periodismo ya que lo único que ha cambiado es la forma en que la información aparece ante él.
 
Los megamedios o medios masivos de comunicación limitan la libertad de expresión de los periodistas que trabajan en ellos. Los medios alternativos o los periodistas que pretendan ser independientes tendrían que hacer uso de las nuevas tecnologías para poder liberarse de la lógica mercantilista que envuelve a la profesión hoy en día.
 
La idea es que desde los medios alternativos se construya un contrapoder informacional capaz de desbaratar el dato único, la imagen única, el pensamiento único. Debe haber más producciones periodísticas más modestas y concretamente a aquellas que se desarrollan de los movimientos sociales.
 
La información debe responder, corresponderse con la realidad, si no, hacemos periodismo militante o lobby con aparatos de prensa.
 
En estos tiempos, debemos tener vigente y en nuestras mentes la Carta de Múnich, firmada y promulgada el 24 de noviembre de 1971 en Munich.
 
Carta de Munich
 
En estos tiempos, debemos tener vigente y en nuestras mentes la Carta de Múnich, firmada y promulgada el 24 de noviembre de 1971 en Munich.
 
Consta de diez deberes y cinco derechos.
 
Los Diez Deberes de la Carta
 
Respetar la verdad, cualesquiera que sean las consecuencias, en razón del derecho del público a estar informado.
 
Defender la libertad de información, comentarios y críticas.
 
Publicar solo información de origen conocido o hacer las reservas que convenga, en caso necesario; no ocultar informaciones esencialesy no alterar los textos y documentos.
 
No utilizar métodos desleales para obtener información, fotografías y documentos.
 
Comprometerse a respetar la privacidad de las personas.
 
Rectificar cualquier información publicada que resulte inexacta.
 
Guardar el secreto profesional y no revelar la fuente de informaciones obtenidas confidencialmente.
 
Abstenerse de plagio, calumnia, difamación, acusaciones infundadas y de recibir algún beneficio a causa de la publicación o supresión de información.
 
Nunca confundir el periodismo con la publicidad o la propaganda o aceptar los pedidos, directa o indirecta, de los anunciantes.
 
Negarse a cualquier presión y solo aceptar directivas redaccionales de los responsables de la Redacción.
 
Los cinco derechos de la Carta
 
Los periodistas reivindican el libre acceso a todas las fuentes de información y el derecho a investigar libremente todos los hechos que afectan la vida pública. El secreto de los asuntos públicos o privados no podrá ser rechazado, en el presente caso, por el reportero sino por excepción y en virtud de motivos claramente expuestos.
 
El periodista tiene derecho a rechazar cualquier subordinación que sería contraria a la línea general de su empresa, según se determine por escrito en su contrato, y cualquier subordinación que no esté implicada claramente por esta línea general.
 
El periodista no puede ser obligado a realizar un acto profesional o expresar una opinión contraria a su creencia y su conciencia.
 
El equipo de redacción debe ser informado de cualquier decisión importante que pueda afectar la vida de la empresa. Debe ser por lo menos consultado antes de una decisión final sobre cualquier medida relativa a la composición de la redacción: contratación, despido, traslado y promoción del periodista.
 
En consideración a su función y responsabilidades, el periodista tiene derecho no solo a beneficiarse de los convenios colectivos, sino también a un contrato personal que garantice su seguridad física y moral, así como a un cargo equivalente a la función social que es de ella y suficiente para garantizar su independencia económica
 
Be Sociable, Share!
Fernando W. Burgos