28 Noviembre - 2012

Lo primero que hizo el alcalde de Calarcá fue ingresar a la 'totomanía'

Se dice en los mentideros políticos del Quindío que toda la contratación de la gobernadora Sandra Paola Hurtado Palacio pasa primero por las manos de su novio César Augusto Pareja o 'toto' y tal vez esa fue la razón para que el periodista Jorge Eliércer Orozco Dávila hablara en su columna de hoy miércoles 28 de noviembre que lo primero que hizo el alcalde de Calarcá, Juan Carlos Giraldo Garay, fue ingresar la 'totomanía'.

Cuando la sal se corrompe
Autor: Jorge Eliécer Orozco Dávila
 
“Buena es la sal pero si la sal se vuelve insípida ¿cómo será sazonada?”. Quien lea, que detalle bien y los que todavía no estén sordos, que nos oigan por amor al Quindío.

Qué cosas las de aquí. Ahora aparece en el departamento lo que bien pudiera llamarse filibusterismo o pillaje de carreteras, por obra y gracia del gobierno de Calarcá, heredero de algunos vicios de la anterior administración. La pasada fue populista, zalamera con los más pobres, y así está la actual, con el agravante de que la de ahora se dejó hablar al oído más temprano que cualquiera otra y ahí está el detalle. Le importa un carajo lo que digan —así fue como le enseñaron—, eso fue lo que debieron aconsejarle al médico Juan Carlos Giraldo, llamado a juicio por sus amigos por traición a la patria chica. Por obstruir el desarrollo que la población esperó de él, cuando llegara a la alcaldía.

Lo primero que hizo fue ingresar a la totomanía, nueva forma de administrar lo público en el Quindío. (Lozano me pareció sumiso en su columna de ayer o simplemente no quiere dar la lucha con toda fuerza a favor de Calarcá; ello le implicaría romper con el alcalde del todo) pero sucede mi estimado amigo que el interés común está por encima de cualquier consideración en la vida pública. Pretender que hay esperanzas, o decir “Dios quiera”, pues claro que Dios quiere lo mejor para todos, los que no quieren son estos tipos de la política de ahora. Los que abandonaron por completo las virtudes de la austeridad y la templanza, los únicos responsables de las incertidumbres que nos acechan.

Me reafirmo en lo que he dicho públicamente sobre los asociados en una empresa que dejó perpleja a la gente del Quindío cuando conoció los fines del municipio, de empresas públicas de Calarcá y de 101 Corp, quienes al conformar una sociedad por acciones simplificada de economía mixta, sencillamente crearon dentro de lo legal —como se saben hacer las picardías en Colombia— un negocito sencillísimo.

Ellos tres, municipio, empresas públicas y 101 Corp, la empresa del señor Villa de Medellín que se ganará el 25% del ingreso bruto de la sociedad, le darán duro a todos aquellos que en carreteras cercanas al municipio se excedan de ciertas velocidades. ¡Qué tan queridos! nos quieren ayudar, están entregados al servicio de la gente ¿no les parece? Los equipos tecnológicos para esta actividad han sido suministrados por Trans Port Tech s.a.s..

Se trata de las fotomultas, para lo cual el alcalde consiguió del concejo la aprobación al acuerdo que la corporación parió con todas las de la ley y para que el nuevo amigo del alcalde Juan Carlos Giraldo, señor Mauricio Alejandro Villa Sierra, pudiera salir corriendo a Panamá a constituir por escritura pública en la notaria primera de allá y en su condición de representante legal de 101 Corp, asociada a Calarcá con vigencia de 30 años, para manejar las fotomultas, por supuesto, con el cuento del desarrollo. Andrés Hurtado habló recientemente en su columna sobre la sal corrompida. Gustavo Páez Escobar se refirió a la moda de hacer dinero fácil en aprovechamiento del cuarto de hora y hoy, tengo que hacer lo mismo, decir que cuando el alma de los hombres se corrompe, no queda sirviendo para nada. ( En la foto, de izquierda a derecha, la gobernadora sandra paola Hurtado Palacio, la ex gobernadora Amparo Arbeláez Escalante, la ex concejal o ex concejala Dora Lucía Ramos, hoy purga una pena en la cárcel de mujeres de Armenia).  

No puedo ser tan pendejo, para creer que los problemas del Quindío se arreglan si Dios quiere. Es evidente que no es posible obligar a los hombres a ser buenos, pero en el caso de los quehaceres de la vida pública, sí es obligación de todos, vigilar y defender lo público y hacerlo con vehemencia, de lo contrario, al Quindío se lo ponen de ruana. Ahí tienen la Procuraduría y la Contraloría, por ahora, pa’ que chupen.

Síganme en Twitter@jorgelieceroroz o en la página Web www.siempreperiodista.com

"Una cosa es la lealtad y otra bien distinta la ética", dice el periodista Juan Diego Lozano Jaramillo

Por Cesáreo Herrera Castro, director
 
Uno acompaña a un gran amigo hasta el cementerio pero no se entierra con él. La gobernadora Sandra Paola Hurtado Palacio es capaz de hacerlo no importa las consecuencias, la ex gobernadora Amparo Arbeláez Escalante tiene la imagen por el suelo, la dejó muy mal parada la obra inconclusa de Buenavista, el famoso teleférico de Buenavista, por eso la destituyeron como gobernadora y perdió la curul en el Senado, pero Sandra Paola, gobernadora del Quindío,  la reoxigenó e incluso hasta le dio el título de comunicadora social y periodista, le encimó un espacio en Telecafé y creo que hasta pauta oficial recibe y quién sabe cuántas secretarías tiene.

Lo cierto es que se acerca de nuevo la campaña política, necesitará de los medios de comunicación para promocionar sus prospectos, allegados, amigos, por no decir otra cosa, pero la tendrá difícil la gobernadora porque la 'totomanía' ya empieza a mostrar el cobre, lo de Calarcá es aberrante, sucio, feo y creo - como lo dijo el senador Roberto Gerlein Echevarría para referirse a la comunidad gay - excremental, eso sí es excremental. 

La nota de Juan Diego Lozano Jaramillo cae como anillo al dedo, se suma a las escritas por Jorge Eliécer Oorozco Dávila, Nelson Sabogal Vásquez, John Diego Hurtado y muchas más que contrarian las decisiones de la señora en mención, que anda en tinieblas, llena de rabias, iras, revanchismos, posiciones insulsas, fatuas, flacas, que le hacen daño a su salud y sobre todo al departamento del Quindío.

Aquí esta la nota de Juan Diego Lozano:

La pareja de Pareja. Ya se sabe "Toto"
Autor: Juan Diego Lozano Jaramillo
 
 “Toto” se sabe en la gobernación. Lo que en esta comarca empezó como un rumor y uno de los tantos chismes que acostumbramos multiplicar, la gobernadora lo planteó con toda la seriedad del caso. Me remito a una entrevista que me concedió para el Canal UNE y donde sin tapujos habló de todo y de Toto. Para uno de periodista no es bueno tener que plantear temas personales, pero en casos como éste es mejor que la audiencia conozca la versión de sus gobernantes cuando se especula tanto alrededor de la existencia de determinados personajes.

Sandra Paola Hurtado Palacio si bien es una líder y se ha forjado y abierto espacio de manera destacada, es una mujer terca y leal. A ella le encanta la polémica y en ese trajín de la vida pública no tiene reservas a la hora de escoger sus amistades. Ciegamente cree en la exgobernadora Amparo Arbeláez Escalante, no solo la defiende sino que no la abandona y para la muestra, el programa que le dio en Telecafé.

La mandataria no aceptó recomendaciones de algunos asesores suyos y sin importarle que la ex senadora fuera destituida, la complació satisfaciendo sus deseos de ser presentadora y hoy sale como si nada en las pantallas. Pero una cosa es la lealtad y otra la ética, más aún cuando en este espacio la señora Arbeláez Escalante empiece a recibir pauta oficial.

El caso de César Augusto Pareja, conocido popularmente como Toto, es otro en el que la gobernadora se la juega por la lealtad. Nada se le ha comprobado al bonachón de su novio y cree ciegamente en él. En la entrevista que le hice le pregunté por las relaciones que le atribuyen con el narcotráfico y ella fue contundente: “Le han buscado por todo lado y nada le han encontrado.

Yo jamás estaría con una persona mala al lado, todos los ataques en contra de él son pura envidia”. Creo entonces que lo mejor es partir del principio de la buena fe, no juzgar a las personas y dejar que gobierne. Si el señor Pareja tiene algo pendiente o no ha contado todo de su vida, que sean las autoridades las que investiguen pero no las lenguas viperinas las que fustiguen.

Lo que sí debe la gobernadora es tratar que su novio no incida tanto y aparezca tanto. No es bueno que se diga que todo lo que se haga en la gobernación pasa por su visto bueno. “El novio revisa toto”, dicen algunos. Prudencia, mesura, distancia, pues César Augusto Pareja se ha beneficiado mucho del sector público y ahora que es públicamente el novio de la gobernadora, debe conservar la distancia.

No es sano que en el Quindío nos acabemos los unos a los otros a partir de calumnias porque la envidia creo que supera a leguas los suicidios en esta región. Insisto y partiendo del principio de la buena fe: no quisiera tener que hablar de un escándalo mayor que afecte la imagen de la gobernadora, su reputación y credibilidad.

Estamos cansados que el narcotráfico permee todos los sectores de la vida local, que la ética y los valores se entreguen al mejor postor. Si la gobernadora de frente habla de este tema y niega cualquier tipo de actividad oscura de ella y su pareja, hay que creerle. No podemos desgastarnos más en esos cuentos, porque lo que necesita este departamento es gente emprendedora. No más chismes, no más calumnias y espero de corazón que “toto” se sepa.

lozanojaramillo@yahoo.com