13 Marzo - 2020

La Posada Alemana se convertirá en un parque de la familia y con teleférico a Salento

Eso es lo que desean todos los quindianos, para empezar a bajar las pesadas cargas turísticas en el municipio progenitor del departamento del Quindío, Salento, conocido también como El Municipio Agua de Colombia, pero ahora lleno de problemas por los fuertes impactos de turistas, sembrados de especies introducidas, aguacate hass, construcción de alojamientos y restaurantes sin alcantarrillados.

Muchos años bajo el sol, agua y la manigua
 
El sueño de Carlos Enrique Ledher Rivas era llenar todo el país de Posadas Alemanas, empezó en el Quindío, pero al ser descubierto de donde provenían esos dineros y que al parecer la inversión en estas instalaciones fueron más de quinientos millones de pesos, que hoy 2020 podrían ser unos veinte mil millones de pesos, fue cerrada o clausurada, pero renace la esperanza de convertirse en un parque para la familia, con un teleférico que podría llevar y traer turistas a Salento, municipio padre del Quindío, el más visitado de las 12 localidades que conforman esta sección del país.
 
La Posada Alemana será un polo de turismo para el Quindío
 
 
La Posada Alemana y la finca La Querendona que estaban en manos de la Sociedad de Activos Especiales, SAE, luego del proceso de extinción de dominio a que fueron sometidos los predios de propiedad de Carlos Lehder Rivas, narcotraficante quindiano preso en Estados Unidos, pasaron a manos del gobierno del Quindío.
 
El emporio, orgullo de Lehder Rivas, se convertirá en un punto estratégico del turismo en Colombia, dijo el gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, durante ceremonia en la que destacaron el hecho como un símbolo de resiliencia, al dejar atrás lo sucedido en el pasado y se apunta a un futuro promisorio para la región y el país.
 
Con la entrega de la Posada Alemana, bien de la nación, a las autoridades e inversionistas del Quindío se cierra un capítulo oscuro de la historia del país y se empieza a restablecer el equilibrio perdido, dijo la directora de la SAE, María Victoria Torres Cristancho.
 
En el acto de entrega de la Posada Alemana al gobierno seccional hizo presencia Mónica Lehder, hija de Carlos, para materializar un hecho de reparación a la sociedad del Quindío, tras el daño causado por su padre.
 
La presencia de Mónica Lehder es para que nos reconciliemos con el pasado, dijo el gobernador del Quindío, al referirse al dolor, la sangre y las lágrimas que se originaron en las actuaciones de Carlos Lehder propietario de la Posada Alemana en ruinas.
 
A partir de este momento se requiere la voluntad política de diputados y concejales quienes deben aprobar la declaratoria de estos predios como bienes de utilidad pública, con el fin de avanzar en las gestiones por parte del gobierno departamental para la adquisición definitiva del lugar indicó María Victoria Torres Cristancho directora de la SAE.
 
En la oportunidad Mónica Lehder destacó la importancia del evento, “porque la hija de un narcotraficante a la que le han cerrado tantas puertas, hoy se sienta con las autoridades, ahora espero a ver que va pasar”.
 
Esto es un renacimiento que nos muestra que todo pueda cambiar, los hijos de los jefes de los carteles de Cali, Medellín y yo, estamos hablando de paz, perdón y reconciliación. Hoy doy gracias a los creadores de este proyecto, concluyó la hija de Carlos Lehder Rivas.
 
La idea es demoler las estructuras que están en riesgo, aprovechar las vías y otros espacios para la ejecución del parque de La Familia, de unos senderos ecológicos que cuentan con reforestación natural y espontánea y poner en funcionamiento muchos otros atractivos para propios y visitantes indicaron las autoridades.