11 Diciembre - 2019

Hagamos un gran cacerolazo contra el Cura ladrón del Quindío y su rosca criminal

Colombia vive una coyuntura histórica derivada de la descomunal explosión social contra el régimen neoliberal de Duque y Uribe Vélez, empeñados en imponer unas absurdas reformas laborales, pensionales, fiscales y en destruir el proceso de paz que tiene como objetivo cancelar el aciago periodo de violencia que dejo miles de muertos y desaparecidos por todo el territorio nacional. Nunca en la historia de esta nación se había movilizado una multitud como la que hemos visto en estos días para reclamar derechos y garantías frente a la inequidad, la desigualdad, la pobreza y la exclusión.

¡Que renuncie antes que le metan un carcelazo!
 
 
Por Horacio Duque Márquez
 
Después del 21 de noviembre Colombia será otra, más consciente, más soberana y más exigente de sus derechos básicos.
En esa formidable movilización hemos encontrado nuevas formas de expresar la inconformidad y la indignación. Al caer la tarde del 21 de noviembre y en los días posteriores la cacerola se convirtió en un símbolo de resistencia y protesta contra las élites oligárquicas y su régimen de dominación.
 
Por supuesto, todo este terremoto social no cayó del cielo. Es el resultado de diversos procesos de inconformidad como la enorme votación, de casi 13 millones de votos, en favor de la consulta anticorrupción; como la huelga universitaria que le arrebato al gobierno casi 4 billones quinientos mil pesos para las universidades públicas; y como la Minga indígena con un importante saldo en favor de la población indígena nacional.
 
De los hechos recientes no ha sido ajena la ciudadanía de Armenia y el Quindío. Hay que recordar que los quindianos apoyaron masivamente la consulta contra la corrupción; los estudiantes de la Universidad del Quindío han librado grandes batallas contra la mafia Echeverri/Polania, que convirtió a dicho centro docente en un antro del robo a los recursos públicos; y que la multitud regional ha marchado al ritmo de las grandes manifestaciones nacionales.
 
Aquí también se han hecho sonoros cacerolazos de indignación.
Y todavía la tarea no termina.
 
Por estos días salió a la luz pública otro capítulo del siniestro robo al Programa de Valorización de Armenia, que permitió conocer los detalles del robo protagonizado por el actual Gobernador, el Cura Osorio, y su camarilla delincuencial, quienes se apropiaron de más de 2 mil millones de los anticipos contractuales para ejecutar las obras valorización.
 
Este escándalo amerita que muchos ciudadanos salgamos a la Plaza pública a expresar nuestra indignación con un sonoro cacerolazo al frente de la Gobernación y en los lugares de residencia de estos criminales.
 
Así, propongo para los primeros días de la tercera semana de diciembre (16, 17 y 18), realizar esta actividad con activistas y organizaciones comunitarias de la región.
 
Esa acción de protesta debe caer igualmente sobre los siguientes personajes:
Andrés Buitrago, asesor íntimo del Cura.
Darío Alberto Ospina, el otro Cura ladrón.
Juan Antonio Osorio, Secretario de Infraestructura.
Guillermo Casasbuenas, el consultor del bilingüismo, experto en maniobras contractuales.
Fernando Medellín, socio consultor del anterior y adicto al asalto público en la región no obstante ser de Bogotá.
Catalina Gómez y su consorte que, con 20 millones de pesos de Valorización, pagados con el sacrificio de la gente trabajadora, se fueron de paseo a la Costa Caribe.
A Luciano Grisales y su Mayden Rocío Rojas operadores de esta cadena de atracos al erario público.
Al ex concejal Luis Guillermo Agudelo, campeón del simulacro clientelar y contractual.
Al Apartamento 801 del edificio Puertomont donde se pactaron todos estos actos delincuenciales.
Que se sienta el cacerolazo cafetero de repudio a estas fichas de la corrupción de cuello blanco.
Nota. Promoveremos una Constituyente universitaria en la Universidad del Quindío, para construir la Universidad cafetera del siglo XXI, comprometida con la transparencia, la ciencia, la paz y los derechos humanos.
Me pueden leer en colombiaparatodos.net y en mi Facebook Actualidad quindiana.