20 Junio - 2020

Gobernador Jaramillo pesca en rio revuelto

No se calman las aguas en Armenia y su administración pública. La agitación parece ser la norma. Todos los días tenemos una sorpresa con un acontecimiento que altera el transcurrir de las comunidades de la capital del departamento. Lo que llama la atención es que en este nuevo ciclo el gobernador Jaramillo Cárdenas sea el artífice de la hecatombe administrativa, de la planificacion y de las incoherencias de su alcalde encargado, funcionario de la administración departamental y ficha clave de las camarillas políticas tradicionales responsables de la bancarrota de la ciudad.

También hay que profundizar las denuncias sobre el comportamiento delincuencial de una élite política que actúa a espaldas de todos los armenios
 
Por Horacio Duque Giraldo ( Hay lunas de miel que se acan rápido, esta es una de ellas).
 
Apenas nos recuperábamos de la dura batalla adelantada para impedir el descarado asalto a los presupuestos del municipio por parte de José Manuel Ríos, quien merced a las denuncias de diferentes sectores de la sociedad civil fue suspendido por la Procuraduría General de la Republica e incriminado por la Fiscalía General de la Nación debido a las ilicitudes registradas en una contratación cercana a los 1.600 millones de pesos para supuestamente atender distintos problemas asociados con la crisis sanitaria, cuando nos coge por sorpresa esta oscura maniobra infiltrada en el trámite del Plan de Desarrollo del municipio, para incluir dos normas de estirpe neoliberal orientadas a generar una masiva masacre laboral, con el cuento de la reforma administrativa, a endeudar por 60 mil millones el municipio y a privatizar algunos servicios prestados por las Empresas públicas de Armenia EPA ESP, como los de acueducto, recolección de basuras y alcantarillado.
 
A simple vista parece algo normal en los procesos de organización de las administraciones públicas que deben ajustarse y adaptarse a los contextos cambiantes en que se mueven los gobiernos locales.
 
Pero, acá hay algo de mucho fondo. Conociendo los referentes politicos del gobernador Jaramillo, ligado a los intereses politicos de la actual Dirección Nacional Liberal, en cabeza del ex presidente Cesar Gaviria, quien implantó desde los años 90, como Jefe de Estado, el modelo neoliberal y el libre comercio con graves consecuencias para la industria, la agricultura y los derechos laborales de millones de colombianos, no es difícil advertir cuales son los lazos de estas normas colgadas a última hora en el articulado del Acuerdo del Plan de Desarrollo, con las directrices del gavirismo instalado en la máxima instancia liberal.
 
Adicionalmente está la nefasta influencia del conocido senador de Caldas, Mario Castaño, un híbrido liberal uribista y parapolítico, quien ha pretendido suplir sus fracasos electorales y burocráticos con cuotas burocráticas en la actual gobernación.
 
Deplorables medidas que, evidentemente, cuentan con el patrocinio del gobernador Jaramillo, mismas que intenta imponer en el municipio de Calarca, descartada por su alcaldesa encargada dado el rechazo generalizado de la ciudadanía.
 
A nadie escapa que es precisamente tal modelo neoliberal el gran cuestionado en la actual coyuntura sanitaria, social y económica que afecta a la humanidad.
 
Es ese paradigma la causa de la destrucción de la salud, de la financiarización de las economías, la destrucción de los derechos laborales de millones de trabajadores y la vulneración de la soberanía de las naciones.
 
Intentar retomarlo con una dosis mayor es un absurdo y un despropósito que solo se le ocurre a unos politiqueros trasnochados como estos de acá, que amerita el rechazo masivo de la sociedad civil.
 
Asi que Armenia, en pocos meses, ha tenido que vérselas con la pandemia y la corrupción, completando con esta artera maniobra para asaltar los bienes públicos de la ciudad.
 
El Gobernador Jaramillo es quien pesca en rio revuelto y para tal efecto ha colocado un subalterno suyo como encargado de la alcaldía, quien le hace el encargo sin enmendaduras.
 
Francamente que ese encargado, el señor Ospina Gomez, resultó otro verdadero “paquete chileno” en perjuicio de Armenia.
Es el resultado, por lo demás, de la falta de un pronunciamiento y la tardanza del Mais en postular una terna para que en los términos de la ley, Jaramillo designe el encargado mientras dura la suspensión de JMRios y se den nuevas definiciones disciplinarias y criminales que seguramente nos avoquen a la convocatoria de nuevas elecciones para que la sociedad civil de la ciudad defina el rumbo de la ciudad.
 
En esto de la terna Jaramillo sigue pescando en río revuelto con presiones e intrigas en Bogota para mantener la indefinición de las directivas nacionales de Mais, bien intencionadas pero susceptibles a este tipo de juegos sucios de la politiquería.
 
Los ingredientes adicionales al desafortunado y fraudulento tramite del plan de desarrollo, con alteraciones y actuaciones criminales, incluidas amenazas de muerte contra destacados líderes sociales, políticos, están ya propiciando nuevas rutas de repudio ciudadano para recuperar la legalidad como se desprende de los pronunciamientos del Procurador Provincial llamando a respetar la determinación de 13 concejales que descartaron los dos artículos cuestionados; de los llamados de los dirigentes sindicales para propiciar la más amplia movilización ciudadana con cacerolazos y otras formas de la protesta; y los llamados de las Veedurías ciudadanas para impedir el daño sistemático a los intereses comunitarios de la ciudad.
 
Desde la prensa es preciso arreciar el análisis sobre los elementos de fondo de esta artera maniobra de Jaramillo, y también profundizar las denuncias sobre el comportamiento delincuencial de una elite política que actúa a espaldas de todos.
Es preciso ahondar en las investigaciones anunciadas por la Procuraduría sobre la cascada de contratos firmados por Jaramillo en condiciones muy parecidas a las que caracterizaron al suspendido alcalde Ríos.
 
Jaramillo aprovecho como cortina de humo el revuelo y los escándalos de Ríos para hacer de las suyas con el fin de favorecer su Senador Castaño, sus compromisos con el gavirismo y los financiadores de su campaña a la gobernación.
Todavía hay mucha tela para cortar en este caso de sus embustes y engaños. Nos pueden leer en colombiaparatodos.net