13 Enero - 2021

Gestión del alcalde de Armenia, José Manuel Ríos M., sobre valorización es deficiente e ineficaz, afirma veeduría Control Quindío

Esta veeduría, Control Quindío, se pronunció sobre el Pacto de Cumplimiento propuesto por el alcalde José Manuel Ríos sobre las obras de valorización de Armenia, y dijo que no está debidamente sustentado, y los compromisos adquiridos no se fundamentaron en estudios serios y completos. La Veeduría calificó como deficiente e ineficaz la gestión del alcalde Ríos sobre el tema de valorización, en su primer año de gobierno.

Se pregunta la Veeduría: “¿por qué el alcalde propone unas fechas totalmente arbitrarias para su terminación? 
 
El pronunciamiento fue hecho por la Veeduría ad portas de la decisión de la juez que lleva el caso de la Acción Popular interpuesta por la Defensoría del Pueblo sobre el cumplimiento de las obras de valorización, y que debe decir si acepta o no, a manera de conciliación, el pacto propuesto por el alcalde Ríos Morales.
 
Las consultorías
 
“El alcalde anunció la necesidad de contratar unas consultorías, que consideramos indispensables para la toma de las decisiones. Por tal razón, no son responsables los plazos propuestos”, dice la Veeduría al hacer referencia a que dichos plazos van hasta el año 2031.
 
“El alcalde de Armenia no ha dado a conocer los hallazgos de Asocapitales ni a la fecha se tiene claridad sobre la actual situación financiera, técnica y jurídica de las obras, tanto es así que, en el plan entregado, se plantea la necesidad de las consultorías antes referidas.
 
En consecuencia, si no se tiene esa información no es serio anunciar fechas para las entregas de las obras. El mismo alcalde, en el plan presentado, señala la necesidad de depurar la parte financiera de las obras. La administración ha informado que en una sola de las cuentas de valorización aparecía una cifra superior a los $13.000 millones, pero una vez efectuada la depuración resultó un valor, que apenas supera los $5.000 millones de pesos.
 
Sin un esquema financiero claro no es posible definir qué va a pasar con las obras, máxime cuando los diseños recibidos no son satisfactorios, según lo ha informado la alcaldía”, dice el documento de la Veeduría.
 
Plazos y Acuerdo
 
Se pregunta la Veeduría: “¿por qué el alcalde propone unas fechas totalmente arbitrarias para su terminación? Esto es incoherente, porque serán, precisamente, las consultorías, quienes se encargarán de presentar la información sobre la viabilidad o inviabilidad de las obras. Sin ese diagnóstico tampoco se tendrá un texto modificatorio del Acuerdo 020 de 2014, toda vez que este tendría que incluir la decisión de continuación de todas las obras, de algunas de ellas o de ninguna; la fecha límite de ejecución, en el caso de que la decisión sea la de continuarlas todas o algunas; y el esquema financiero, en este último caso.
 
Por otra parte, no se entiende el por qué el alcalde propone la fecha de diciembre de 2021 para la culminación y recibo a satisfacción de los proyectos intersección Kioscos y Avenida Centenario, cuando estas se encuentran prácticamente concluidas, faltándoles solo detalles constructivos.
 
Tampoco se explica la Veeduría la propuesta de entregar el resto de las obras en unos plazos que carecen de explicación, y que no pudo soportar la administración en la reunión del día 21 de diciembre de 2020, que se realizó a petición nuestra. Bajo qué parámetros se plantea ejecutar la última en el año 2031, cuando los estudios iniciales y la experiencia constructiva indican que este tipo de proyectos podrían ejecutarse en un plazo no superior a los 18 meses”.
 
Cobro coactivo
 
“Pero resulta aún más insólito anunciar que, a partir de este mes de enero del año que corre, la administración municipal iniciará el cobro coactivo a los ciudadanos que aún no han pagado la contribución. Si no se sabe qué va a pasar con las obras y no están depuradas las cuentas, cómo se hace un anuncio de esta naturaleza, cuando lo más seguro es que ni siquiera esté organizado el debido cobrar”, analiza la Veeduría
 
Puntos de vista
 
La Veeduría Control Quindío llama la atención del alcalde y de los ciudadanos en los siguientes 7 puntos:
1) Estas obras no obedecieron a una rigurosa planeación, sino que resultaron de un concierto para delinquir, cuyo propósito era esquilmar el patrimonio público.
2) La pandemia del Covid 19 plantea unas nuevas necesidades como lo son la generación de empleo, el apoyo a las empresas que resultaron afectadas, la salud, la educación, la asistencia social, entre otras.
3) El diagnóstico, que ahora propone contratar la administración, debió realizarse, desde el 1 de enero de 2020, por lo que se ha perdido un año, adicional a los que dejaron pasar las administraciones anteriores.
4) Reiniciar obras suspendidas, durante tanto tiempo, genera costos adicionales representativos y nuevas complejidades.
5) La gestión de la administración frente a los contratistas y garantes para recuperar los dineros perdidos, unos $22.000 millones de pesos, ha sido deficiente e ineficaz, porque, a la fecha, solo se han recaudado por esa vía $1.300 millones.
6) Así se recaudara el ciento por ciento de la contribución de la valorización, la administración no cuenta con recursos para completar el esquema financiero ni tiene capacidad de endeudamiento para ello.
7) Los ciudadanos de Armenia no tienen capacidad para pagar esta contribución, máxime en esta época de pandemia. Pueden opinar.