12 Octubre - 2019

Esneda González y Antonio López, Toño, ya no están con nosotros

Muy golpeados quedamos aquí por la muerte de dos amigos entrañables de nuestras casas periodísticas, el primero el popular Toño, un hombre dedicado hacer empresa, fuerte en los negocios y el deceso de la querida Profe Esneda González. Antonio López murió de un infarto fulminante el día miércoles 9 de octubre y Esneda no pudo maniobrar bien su vehículo tras pisar un reguero de aceite en la autopista del Café, iba a dictar clases a Pereira.

Hombre alegre y de buen gusto
 
Toño era un hombre relativamente joven, practicaba varios deportes, estuvo vinculado en la política, pero regresó a lo que sabía hacer: Negocios. en la mañana del miércoles 9 de octubre nos avisaron que había muerto de un infarto, fuimos hasta su apartamento en el centro de la ciudad y estaba allí la autoridad forense haciendo el levantamiento del cadáver.
 
Esneda, una mujer linda, juiciosa, disciplinada y estudiosa
 
Tenía 60 años, pero parecía una de esas mariposas de mil colores, a toda hora sonriente, cuida su cuerpo y su mente, pero el jueves 10 de octubre Dios la tenía destinada a concluri su ciclo de vida, iba para Pereira a dictar clases, era abogada, también entregaba sus conocimientos a los estudiantes de La Gran Colombia de Armenia, durante muchos años estuvo vinculada al Comité de Cafeteros del Quindío, logró su jubilación, pero no paró en sus labores, le sobreviven dos hijos, vivía con su señora madre.
 
Esneda perdió el control del vehículo que conducía, según las primeras versiones, por un reguero de combustible diésel en la carretera, estaba cerca a Pereira, en el sector Laguneta, Risaralda, en la autopista del Café.
 
Fue llevada  a la clínica Pinares, Pereira, ella no resistió las lesiones y minutos después  los médicos dieron a conocer su deceso.
 
Descansa en paz
 
De Esneda González Valencia se conoció que era abogada, laboró durante 35 años en el Comité de Cafeteros del Quindío, pero hace aproximadamente tres años se había pensionado. El último cargo que ocupó allí fue el de directora administrativa y financiera. 
 
Asimismo, será recordada en la universidad La Gran Colombia, donde también se desempeñó como docente. 
 
Allegados dieron a conocer que le sobreviven dos hijos, con quienes vivía, en compañía de su señora madre, en el norte de la capital quindiana. Al cierre de la edición no se conocían detalles sobre dónde se realizará su velación y honras fúnebres.