22 Julio - 2020

El poco tiempo de la alcaldesa encargada de Armenia, Claudia Milena Rivera, se le va a ir en resolver problemas de tránsito y en cómo retirar los 2 micos del Plan de Desarrollo

Es una verdad como saber que existe en Colombia una catedral de sal, lleva pocos días, no ha cambiado parte de su gabitente, retirar los secretarios de Hacienda, Infraestructura, Edua, Setta, Jurídica, bienes y Servicios. Si no lo hace será un nuevo saludo a la bandera, en tantos los armenios esperan programaciones en las obras que faltan por valorización, hay una en donde hay tirados en el piso partes de un puente por diez mil millones de pesos, al sol y al agua.

Armenia y el Quindío siguen en el garete
 
Nuestra ciudad de Armenia sigue al garete, no tiene como salir, las obras de valorización en veremos, la malla vial destruida y si revisamos a fondo el Quindío igual. Hay algo extraño con nuestro territorio, se demoraron más de cien años en construir el megaproyecto de infraestructura vial más completo y complejo de Colombia el Túnel de la Línea, el presidente Iván quiere entregarlo hacia finales de septiembre, pero incompleto, que en el 2021 se concluirá, ¿ por qué no esperan hasta el 2021 y no dejen las obras inconclusas como la doble calzada Armenia - Club Campestre y otras? ¿Cuál es el afán de aparecer en la foto, como buen politiquero debería dejarla para marzo del año 2021, año en que se inician las campañas para Cámara y Senado?
 
Análisis periodístico
Fuente la web del quindiano
 
Seis (6) concejales de Armenia pidieron a la alcaldesa encargada Claudia Milena Rivera presentar al concejo un proyecto de acuerdo para eliminar del proyecto de acuerdo del Plan de Desarrollo los artículos 35 y 36 que ellos mismos aprobaron y que están relacionados con el otorgamiento de facultades al alcalde para contratar un empréstito, reformar la administración y crear o fusionar entidades del gobierno con sociedades privadas.
 
Los concejales hacen la petición a la alcaldesa en una carta firmada ayer como si conocieran cuál va a ser la decisión del Tribunal Administrativo del Quindío sobre la revisión legal y constitucional del proyecto de acuerdo del Plan de Desarrollo en lo concerniente a los dos artículos. El concejo aprobó la semana pasada enviar al Tribunal las dos versiones de este acuerdo, una con los dos artículos y otra que los revoca, para que esta corporación judicial decida cuál es el legal y que debe ser sancionado por el alcalde de la ciudad.
 
El Tribunal no ha decidido sobre este asunto, es decir, no ha dicho cuál es el que tiene carácter legal, o si ambos son ilegales, que es otra opción, sin embargo, los seis concejales de la carta a la alcaldesa sugieren la presentación de un nuevo acuerdo, “donde se retiren los artículos 35 y 36”, como si ya supieran cuál va a ser la decisión del Tribunal.
 
A pesar de esta propuesta, los seis concejales, en una elemental contradicción consigo mismo, defienden el proyecto de acuerdo que ellos aprobaron con los dos artículos, al decir, en la carta a la alcaldesa: “…el procedimiento realizado el 15 de junio de la presente anualidad (la revocatoria de los dos artículos) fue contrariada a la ley y bajo una interpretación amañada y errónea del Artículo 109 del acuerdo 08 de 2014, reglamento interno…”
 
En otras palabras, defienden los artículos 35 y 36 aprobados por ellos, pero proponen a la alcaldesa un acuerdo para retirarlos. Cuando la decisión está en manos del Tribunal y no se conoce su fallo.
 
La carta enviada a la alcaldesa tiene otro trasfondo, armar una prueba de defensa frente a sus actuaciones, que se lee entrelíneas: “Lo anterior sustentado en la postura de este grupo de concejales que desde el día 15 de junio de la presente anualidad busca salvaguardar las actuaciones procesales de la Corporación Concejo Municipal”.
 
Y, lo repiten al final de la carta en los siguientes términos: “…es preciso aclarar que este grupo de concejales siempre manifestó y centró sus actuaciones en blindar a la corporación ante una falta de carácter legal y disciplinaria, y no tan solo obedeciendo a posturas políticas”.
De este último párrafo quedan claras tres cosas:
Los seis concejales que firman la carta han centrado sus actuaciones para blindar el concejo, es decir, a ellos mismos, no en beneficio colectivo de los ciudadanos de Armenia.
La carta en sí, que suscribieron ayer a la alcaldesa (e) será una prueba ante cualquier eventual investigación que se les adelante, de carácter disciplinario y/o penal.
Su postura frente a los dos artículos fue absolutamente política, siguiendo órdenes políticas que no provienen de sus partidos, pues la coincidencia no es ideológica. Eso está probado cuando afirman al final de la carta “…y no tan solo obedeciendo a posturas políticas…”. Esto quiere decir, claramente, que obedecen a esas posturas, pero también a otras.
Los concejales que firman la carta son: Bryant Stiven Naranjo Raigoza, Stefany Gómez Murillo, Hugo Andrés Aristizábal Marín, Diego Fernando Cardona Carmona, Javier Andrés Angulo Gutiérrez y Cristhiam Camilo Torres Rodríguez. Me pueden leer en colombiaparatodos.net