20 Noviembre - 2015

El parque de la alegría: Los Arrieros, en Santana, Quimbaya

"No nos sentimos en un parque de la esclavitud, aquí todo es convivencia, alegría, interactuamos coon las personas que nos visitan", afirmaron a este medio los empleados del parque temático Los Arrieros, inaugurado hace cerca de cuarenta meses, tres años y medio.

Un parque que ha generado empleo

Por Cesáreo Herrera Castro, director

Distinto al Parque Nacional del Café que recibió en su momento todo el apoyo del sector, del gremio cultivador del grano, El Parque Los Arrieros fue otra idea loca de Rafael Botero, un hombre emprendedor, de negocios y echado para adelante. Tal vez le sirvió de referente Diego Arango Mora, recuerdo que una vez nos llevó al lote donde está hoy el Parque Nacional del Café, tenía una especie de turbante, por la frente le corría varias gotas de sudor, su cara era pálida, mostraba un cansancio por repicar esta iniciativa, lo mismo hizo Rafael Botero, me llevó hasta el lote donde en un futuro no muy lejano quedaría El Parque de Los Arrieros, hoy es una realidad, también Panaca, cuyo gestor Jorge Ballen Franco se acostó en una hamaca en su finca de Kerman, Quimbaya, allí soño que podría levantar el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria, Panaca, cristalizó ese sueño, a todos tres les ha tocado duro, a Diego ya lo sacaron por un 'volao', así dicen los muchachos de hoy en día, tiene que pagar la entrada a su parque, en sus 20 años de fundación no invitaron a Diego, la ingratitud en el Quindío sigue campeándose y burlándose de un puñado de hombres y mujeres buenos, sanos, cívicos, raizales finos, herederos de los buenos modales, costumbres, valores inculcados de nuestros mayores que bajaron desde Antioquia La Grande, los santanderes, Cauca, Boyacá, Cundinamarca, de todas partes.

Rafael sigue ahí, igual Jorge, pero siempre necesitan del apoyo de los turistas y de nosotros los dueños de los medios para promocionar sus hermosos atractivos turísticos, mas ahora que aparece entre Pereira y Cerritos un nuevo parque temático de fauna y flora; en Santader está el Santísimo y Panachi, Parque Nacional del Chicamocha.

La crónica del Quindío se nos adelantó e hizo el siguiente informe sobre el parque de la alegría: Parque Nacional Los Arrieros:  

Un parque que resalta la cultura de Los Arrieros

El parque Los Arrieros abrió sus puertas hace 3 años, el 26 de mayo de 2012, por una iniciativa de un empresario quindiano, conocido por su arduo trabajo en el turismo, quien tuvo la idea de crear un lugar que representara a la región.

Así nació uno de los sitios turísticos más atractivos del Quindío. Fueron siete años de trabajo intenso para lograr este resultado. Hoy día, el parque es todo un éxito.

Sin embargo, hay muchas personas del departamento que aún desconocen el lugar y quienes ya lo conocen repiten su visita con familiares y amigos. Este busca resaltar la cultura de la arriería, aspecto típico de la región, la cual se rescata a través de presentaciones artísticas y actividades interactivas, para las que se recomienda llegar antes de las 10:00 de la mañana, de manera que se pueda disfrutar de todas las muestras.

La primera presentación es a las 10:15 a.m. Se trata de un show de trova y música parrandera en la fonda. También se pueden hallar actividades para los niños como Pintu arrierito. Show de la vida del arriero, representa cómo vivían, sus dichos y tradiciones y refranes.

Se puede disfrutar asimismo de barranquismo, pueblo cuyabro, que es una réplica de la iglesia de Quimbaya con diferentes tiendas de artesanías; danzas, culebrero, muestra de arriería y vaquería, museo del Farol y circo. El matriomonio de la boba del pueblo, es una muestra especial del parque.

Gastronomía

Luego de un recorrido por diferentes presentaciones que resaltan la cultura de los arrieros, lo siguiente es disfrutar de la gastronomía. Se ofrece comida típica tal cual como en los tiempos de los arrieros hecha en leña y servida en portas.

El parque busca consolidarse como uno de los principales atrativos turísticos del Quindío y hacer que quienes lleguen al departamento y los mismos residentes conozcan y vivan esta experiencia. No solo trabajan por su reconocimiento local, sino también nacional e internacional.

Imagen

Tanto a nivel interno como externo, el parque goza de una excelente imagen y mientras sus visitantes salen con una gran sonrisa, los empleados siguen en el lugar satisfechos por una misión cumplida. Los 30 empleados que tiene el lugar son de Montenegro y Quimbaya. Dania Paola Torres, artista del parque, comenta que desde hace 4 años está allí, desde antes de abrir las puertas el lugar. Ella enaltece el trato que los jefes y compañeros le dan. Dice que cada una de las atracciones son excelentes, al igual que especiales, por lo que se hace difícil elegir la mejor.

Luis Fernando Calle Ospina, lleva 3 años y según él, lo mejor es la calidad humana de los empleados, que hace que la experiencia del visitante sea incomparable. Además de ser un artista, se considera todo un arriero.

Wílmar Guapacha Mejía, es otro personaje importante del parque, el líder de la obra de construcción de este. Él “levantó el parque”. Para él, lo mejor es la manera en que se resalta la cultura del arriero.
No hay duda de que los empleados están felices de estar allí. Y lo mejor para comprobarlo es visitarlo. El pasaporte arrieros vale 32.000 pesos.

El parque abre a las 9:00 a.m. y cierra a las 6:00 p.m.