11 Diciembre - 2019

El nuevo plan zonal de la Avenida del Centenario es muy sospechoso

Diego Fernando Tobón Gil, el Jefe de Planeación del municipio de Armenia, ha dado a conocer un Proyecto de Decreto que contiene el Plan Zonal de ordenamiento de la Avenida Centenario de la ciudad con grandes potenciales urbanísticos y económicos.Como se recordará, el anterior Reglamento había sido anulado por el gobierno del ex alcalde Carlos Mario Álvarez porque afectaba el Paisaje Cultural Cafetero, PCC y los derechos ambientales de la ciudadanía.

Nota de la dirección de colombiaparatodos.net
Por Cesáreo Herrera Castro 
 
Buenos días a mis compañeros de muro, hoy es miércoles 11 de diciembre del año 2019, varios temas, el primero el cacerolazo contra Carlos Eduardo Osorio Buriticá este viernes a las cinco de la tarde a todo el frente del edificio de la gobernación, el otro asunto una especie de decreto del alcalde con respecto a la reactivación de las obras de algunos constructores en la avenida Centenario, que suspendió el alcalde Carlos Mario Álvarez Morales por no ajustarse al POT, Plan de Ordenamiento Territorial y el POS, Plan de Ordenamiento de Suelos, ambas notas escritas por nuestro columnista Horacio Duque Giraldo.
 
El nuevo plan zonal de la Avenida del Centenario
 
Por Horacio Duque Giraldo
 
Según el funcionario el objetivo de esta norma que se anuncia es orientar la inversión pública y privada regulando las intervenciones físicas acorde a los lineamientos del POT, involucrando el cuidado sobre el paisaje natural y con la única intención de darle vida a una parte de este importante sector de la ciudad.
 
Lo que suena a pura retórica vacía para encubrir severo tamal administrativo.
 
Desde tiempo atrás en distintas columnas de opinión habíamos expresado nuestra posición respecto de la necesidad de expedir una reglamentación acorde con los derechos comunitarios y ciudadanos al territorio, sin favorecer intereses particulares, gremiales e inmobiliarios.
 
Con el anuncio hecho llama la atención que solo se consulte a las grandes empresas inmobiliarias de la ciudad, cuyo fin principal es la acumulación de rentas mediante la explotación capitalista de los espacios urbanos de la ciudad.
 
Como bien es sabido esos conglomerados de la construcción omiten los intereses comunitarios y su acción se orienta esencialmente a obtener grandes rentas mediante la especulación.
 
Para Armenia no es conveniente que una decisión de tanta trascendencia (Con inversiones previstas cercanas a los 6 billones de pesos) se tome precipitadamente y sin la suficiente información a la ciudadanía colocando a la nueva administración, que se posesiona el 1 de enero, en una encrucijada de corte mayor.
 
Desacertado, extraño e inoportuno este decreto del señor Castellanos y su Jefe de Planeación.
Algo no cuadra allí porque a eso le falta trasparencia, democracia y deliberación comunitaria.