15 Mayo - 2018

Concejal de Armenia, Luis Guillermo Agudelo Ramírez, dijo sí a la valorización, pero luego puso objecciones

Muy extraño y en nuestros comentarios aquí no caben que 13 de 18 concejales de Armenia aprobaron un proyecto de acuerdo en virtud del cual se daba libre el cobro de valorización para hacer 9 o 12 obras de infraestructura vial, pero luego dice el señor corporado Luis Guillermo que no estuvo en cinco sesiones en las que se discutió el proyecto, estaba fuera de la ciudad,¿cuáles fueron los argumentos de fuerza mayor para ausentarse y mas en un proyecto tan importante en que estaba en juego tanto dinero de los armenios: $126.000 millones o $146.000 mil millones?.

“Tras aprobar valorización, presentaron tres puntos distintos a los que apoyé”: Luis G. Agudelo
 
El concejal Luis Guillermo Agudelo, quien votó sí a la valorización, explicó las razones que lo llevaron en su momento a apoyar el proyecto.
 
“Tras aprobar valorización, presentaron tres puntos distintos a los que apoyé”: Luis G. Agudelo
Luis Guillermo Agudelo Ramírez, concejal de Armenia.
 
En la coyuntura del escándalo de valorización en Armenia, La crónica consultó a los concejales que votaron sí al acuerdo, por medio del cual se aprobó el cobro de valorización en la capital del Quindío. Al momento, solo tres corporados, de los consultados, han accedido a explicar el por qué de su decisión.
 
En el transcurso de la semana, se publicarán las entrevistas de los concejales, que durante el periodo 2012 – 2015, conocieron el acuerdo, sus estudios, ventajas y desventajas. 
 
Luis Guillermo Agudelo Ramírez, quien lleva dos periodos en la corporación, habló con este medio y argumentó, con documentos en mano, su rotundo apoyo al proyecto, en su momento, que pretende mejorar la infraestructura en Armenia.
 
¿Por qué votó usted sí al acuerdo de valorización?
 
Primero porque constitucionalmente es un acto legal. De acuerdo con el artículo 313 de la Constitución en su numeral 4: votar de conformidad con la Constitución y la ley los tributos y los gastos locales. 
 
Yo no estuve presente en ninguna de las cinco sesiones en las que se discutió el proyecto, por encontrarme fuera de la ciudad. Es decir, yo no voté en comisión. El día 22 y 23 de octubre llegó el proyecto a plenaria, sujeto de muchas discusiones. El ambiente político totalmente polarizado entre la señora gobernadora y la alcaldesa de esa época. Debo aclarar que siempre he considerado que soy un concejal que no pertenece ni a la coalición ni a la oposición. En mis dos periodos me he considerado independiente. 
 
A pesar de esta polarización y de la amplia discusión, yo tenía claro la conveniencia de este proyecto para solucionar la problemática de movilidad en la ciudad. El cual, entre otras, estaba soportado en que en los últimos 10 años el registro de vehículos pasó de 10 mil a 60 mil, que las vías solo habían crecido 3,5 kilómetros en ese tiempo y que definitivamente, si queríamos mejorar la competitividad necesitábamos este desarrollo de las carreteras. 
 
Vote sí a un acuerdo que cumplía todas las condiciones que el Código de Renta exigía para este tipo de proyectos, donde se establecieron unas condiciones claras y precisas en cuanto al valor, plazo e intereses moratorios de las obras.
 
¿Cómo se dio el acuerdo de valorización?
 
La alcaldesa socializó a los concejales, más o menos en el mes de abril de 2014, que estaba estudiando la posibilidad de ejecutar estas obras mediante valorización. Nos hizo una presentación de cuáles serían y nos informó de los estudios que soportaban este proyecto. Yo muy acucioso con el tema y con ganas de profundizar, me reuní con las personas encargadas, en su momento, de ejecutar el proyecto, que eran la Empresa de Desarrollo Urbano, Edua, secretaría de Infraestructura y ya existía un coordinador del proyecto de valorización y unos profesionales encargados de los estudios. 
 
¿Desde el comienzo del proyecto se contemplaron los estudios? 
 
Me entregaron un primer estudio elaborado por la administración en diciembre de 2013, donde se definía la estructuración técnica, administrativa, financiera y legal. Es decir que se entregaron tres estudios: el técnico, el de beneficio de las obras y el socioeconómico.
 
De cada obra, se comprometía a hacer un estudio, beneficio de cada proyecto en potencial urbanístico, entregaba un sondeo de la zona en la que se iba a realizar, un documento de la posible afectación predial y se relacionaba cada uno de los predios que se debían adquirir para presentar la obra y el presupuesto de obra, unas especificaciones técnicas. Todo ello se hacía con medios digitales.
 
En ese estudio se entregó un modelo de distribución. Se informó cuál sería la distribución por predio cuadrado, de acuerdo con los estratos. Los planos y los presupuestos se entregaron en fase I y contemplaban todo lo que acabo de enumerar. 
 
Es importante dejar claro que desde diciembre de 2013 se hicieron los estudios. Con lo anterior quiero decir detalladamente que sí existían planos en fase I y la administración sí nos entregó presupuestos, prediales ambientales y técnicos.
 
¿Cuándo fue presentado el acuerdo?
 
El acuerdo de valorización fue presentado por la administración municipal en octubre de 2014. 
 
Siempre he sido partidario del desarrollo y construcción de obras de infraestructura por la contribución de valorización. En el año 2012, la administración de ese entonces presentó, en agosto, el Código de Rentas Municipal. En la discusión de este, venían todos los tributos y ese fue aprobado. En el acta 162 de agosto 26 de 2012, en la aprobación del Código de Rentas, cuando se discutía el artículo 127 al 130, referente a la contribución de valorización, textualmente manifesté: El impuesto de valorización es uno de los más importantes, equitativos e igualitarios de todo el estatuto. Es decir que dos años antes de que la administración presentara el proyecto yo ya había dicho que sí. 
 
En ese sentido, ¿cuándo se aprobó la valorización?
 
La valorización se aprobó el 23 de octubre de 2014. 
 
Si desde el comienzo usted estuvo de acuerdo con la valorización, ¿en qué momento se dio el quiebre de la misma teniendo en cuenta que a la vuelta de algunos meses, decidió emprender acciones legales en contra del cobro? 
 
En junio de 2015, la administración sacó el decreto 082, en la cual reglamenta todo lo que se aprobó en el acuerdo 020 de 2014. A partir de ese momento, yo encontré que se estaban cambiando muchas de las aprobaciones que se hicieron en el acuerdo. Traté de ser miembro de la junta de propietarios de la valorización, pero me lo negaron por ser concejal. 
 
En unas condiciones muy difíciles empecé a solicitar todo tipo de información de este proyecto mediante derechos de petición —más de 13—. Cuando sacaron la resolución 003 del 9 de noviembre de 2015, yo encontré tres cosas que no correspondían a los aprobados por el concejo. (Vea: Denuncian sobrecostos en la licitación del paquete de 6 obras por valorización)
 
Primero: En el concejo se aprobó desarrollar obras por $126 mil millones. La administración sacó un paquete de obras por $156 mil millones. O sea, 30 mil millones de pesos más. 
 
Segundo: El concejo definió un plazo de 8 años para adelantar las obras. La administración redujo ese plazo a 4 años. ¿Cuál era el interés de reducirlo? Dejar todos los contratos efectuados dentro de la administración. 
 
Tercero: Lo más grave. Se inventó que el cobro fuera pagado por cuotas. Unos intereses corrientes del 1,15% mensual. Lo cual le iban a generar 30 mil millones de pesos adicionales por vía intereses, y esto no lo aprobó el concejo, la corporación aprobó cobrar intereses moratorios solo después de 5 años a los ciudadanos que no habían pagado un solo peso en ese entonces. 
 
Esos tres puntos motivaron a que el 12 de enero, yo enviara derechos de petición a la secretaría de Infraestructura solicitando información, y así me la pasé todo el 2016. En febrero puse una tutela solicitando que se decretara la nulidad del acto administrativo que implementó el cobró de valorización. Dejaba claro que se nos estaba vulnerando el debido proceso porque la forma en que se estaba cobrando la factura no era legal y, además, se colocaron unos intereses que no fueron aprobados. (Lea: “Estructura legal, financiera y técnica de valorización no fue planificada”)
 
Esa tutela la juez la contestó y dijo que ese tipo de acciones debía tramitarse por la vía ordinaria. Lo cual serían cinco años de proceso. 
 
En febrero 9, yo cité al alcalde para que nos explicara por qué se estaba cobrando más de lo que se aprobó.
 
¿Los concejales recibieron dinero por aprobar la valorización? 
 
A la gente, que dice que a los concejales les dieron plata por aprobar la valorización, tengo como sustento o como prueba las actas que niega lo anterior y donde consta que yo no estuve presente en los debates de la valorización. ¿Cómo voy a recibir dinero y no voy a estar presente en los debates? Repito que solo le di el sí a la valorización en plenaria, porque era lo que yo como concejal consideraba más pertinente para mejorar la ciudad.
 
A los 8 días de aprobarse la valorización, la administración presentó un proyecto para privatizar el alumbrado público en Armenia por 20 años. El cual voté negativo por considerar que es un proyecto totalmente desfavorable para los intereses de la ciudad. Desventajoso por donde se le mire. Lo cual quiere decir que el concejal Luis Guillermo Agudelo vota sí a lo que considera que es pertinente para la ciudad y vota no a lo que no le conviene a Armenia.
 
¿Quiénes conformaban el consejo de valorización?
 
En el periodo de Luz Piedad Valencia Franco, estaba conformado por la exalcaldesa, los  secretarios de Planeación, Infraestructura y Hacienda, representantes de las universidades, de la comunidad y de la Sociedad de Ingenieros del Quindío.
 
 
María Fernanda Ramírez Tejada 
La crónica