19 Junio - 2020

Como un castillo de naipes cae la imagen del gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, por el nombramiento como alcalde encargado de Armenia al privatizador Jorge Fernando Ospina Gómez

Y también con 2 micos que pudo haber introducido la alcaldesa que él encargó en Calarcá, Paula Andrea Huertas Arcila. El odontólogo y pediatra venía manejando su imagen sin mácula, sin escándalos, pero se le ha deteriorado con la pésima decisión de designar como alcalde encargado de Armenia a su secretario de Hacienda, contador público Jorge Fernando Ospina Gómez, quien en vez de cambiar gabinete siguió con él mismo y se prestó para introducir 2 orangutanes en el Plan de Desarrollo del suspendido alcalde titular por 3 meses, José Manuel Ríos Morales.

Armenia y el Quindío verán el sol de nuevo
 
Como un castillo de naipes cae la imagen del gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, por el nombramiento como alcalde encargado de Armenia al privatizador Jorge Fernando Ospina Gómez 
 
"Si el alcalde encargado, Jose Fernando Ospina Gómez, sanciona ese Plan de Desarrollo 2020-2023 con los 2 polémicos artículos, 35 y 36, considerados unos auténticos micos o orangutanes, nos tomaremos la administración", afirman las fuerzas vivas de Armenia.
 
"No toleramos un escándalo más, menos privatizaciones de la Edua, Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia; Secretaría de Tránsito y Transporte de Armenia, Setta, se la quieren entregar a Polca, Policía de Carreteras; EPA ESP, Empresas Püblicas Municipales de Armenia, en el pasado Mario Londoño Arcila, Ana María Arango Álvarez y David Barros Vélez quisieron privatizarla, le pusieron en bandeja de plata el servicio de aseo por varios años al señor Alberto Ríos Velilla, representante de la firma Servigenerales y de la cual se dice que Germán Vargas LLeras tiene acciones, vienen ahora por el aseo, el acueducto y el alcantarrillado", agregan indignadas las fuerzas vivas de la capital quindiana, ya preparan un cacerolazo, demandan de la señora del Mais en Bogotá la terna para escoger el nuevo alcalde de Armenia, no toleran ni quieren ver más a este privatizador secretario de Hacienda de la gobernación del Quindío, Jorge Fernando Ospina Gómez, quien debió cambiar gabinete y dejó el mismo que generó todo este escándalo de marca mayor. Tiene los ojos muy bien puestos en este alcalde, Ospina Gómez, El Procurador Provincial del Quindío Juan Carlos Sandoval Izquierdo, quien destacó y aplaudió la gallardía de 13 concejales que se opusieron a esos dos polémicos artículos, uno de ellos busca una masacre laboral de la planta de trabajadores de la alcaldía y darle facultades a Ospina Gómez para tramitar un empréstito y sin necesidad para el municipio de sesenta mil millones de pesos ( $ 60.000.000.000,oo).
 
“Desde el momento en que se cerró el debate, la Procuraduría está haciendo valoración de todo lo que pusieron sobre la mesa”, agregó Juan Carlos Sandoval Izquierdo. La Presidenta del Sindicato de empleados del municipio de Armenia, María Nidia Alonso Solorzano, dijo: “Darle esos poderes al alcalde era una idea descabellada, con las que él podía hacer todo lo que quisiera. No solamente con la planta de personal, con todo el presupuesto de la ciudad. Era increíble cómo iba a acabar con la EPA ESP y con la Edua.
 
”Eric Hobsbbawn inventó el concepto de "tradición inventada" luego de que las comunidades en ciernes inventaron un" pasado común "que las mantuviera unidas. Era el pasado condicionando el futuro. Lo que nos importa es el presente común y el futuro común ya que el futuro es un presente que no ha sucedido. Así la" invención" marca únicamente la tradiciones elegidas. Todas las tradiciones que coexisten en nuestra sociedad deben ser inventadas pero nuestra necesidad de memoria y herencia merece respeto - no obstante - porque no todo lo viejo es anticuado u obsoleto.
 
Aquella tradición de hacer negocios a la palabra que revestía la carga de la honradez, la pulcritud  y la errancia de la confianza. Lo más plausible y noble de nuestros ancestros; su sentido de la honestidad y la moral pública. Hoy visto como un arcaísmo. Y es que cuando la política se ejerce como el contrato, no como el compromiso, no con el sentido del bien común y del servicio comunitario y en cambio con la mirada fija en las canonjías, las ventajas, las prebendas y las reciprocidades derivadas de gestos estatales pródigos en pingües ( abundantes) ganancias deformando la democracia y envileciendo el acto político.
 
Cuando el interés personal sustituye a la política como búsqueda y mancomunidad es cuando se la desnaturaliza y se la encochina. Aquellos politicastros que viven de las mentiras, de las promesas falsas, de jugar con las necesidades de la gente y aunque se muestren como "diferentes y renovadores", que solo persiguen mejorar su vida personal son mercaderes de corto plazo para los que la ética es algo cosmético y como decía Groucho Marx "Estos son los principios, si no le gustan, tengo otros" pues de principios solo tienen los que llevan el bolsillo de atrás.
 
Durante décadas la élite política ha cultivado unas costumbres, para conservan el poder, nada consecuentes con la verdadera moral y el respeto por lo público. Practican una moral casuista. Y se pasan por la faja los preceptos ético /sociales privatizándolos.
Hábiles en escalar y tramitar lo suyo al margen del beneficio común y del cumplimiento cabal de las normas y la ley.
 
Son la peor ralea.
 
Reducen su programa político a sus propios proyectos personales y se enconchan en esa tradición del  CVY, Cómo voy Yo,   tan asquerosa y denigrante. Expertos en el torcido en el mico, en el zarpazo y en la traición a sus electores bajo el lema de "aprovechar su cuarto de hora" que se volvió patología al lado de ese aforismo popular tan repugnante que dice "que roben, pero que hagan algo" para configurar una etiología criminal perversa y acunada en la cultura traqueta de la cual los armenios damos cuenta desde años atrás. ¿Qué conservar de lo antiguo?. ( La foto del alcalde suspendido de armenia por 3 meses, José Manuel Ríos Morales y del gobernador del Quindío, odontólogo y pediatra Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, estában en plena luna de miel, llevaban pocos días en la administración, hoy viernes 19 de junio de 2020 están en el ojo del huracán, son conversación obligada en cualquier esquina de café, plaza de Bolivar o mentidero político).
 
La buenas prácticas de negocios. La virtudes morales y el sentido de pertenencia. ¿Qué desechar del pasado?. Esos paradigmas y experiencias delictuosas ancladas en nuestras estructuras mentales colectivas. Nada de tolerancia con los filibusteros y cazafortunas enquistados en la institucionalidad.
 
Esa "gran mascarada" como la llamó Shopenhauer en la que el cuerpo está envuelto por el vestido y el espíritu por mentiras es la que hay que derrocar.
 
Y es que el raponazo a mansalva que le quisieron asestar al patrimonio de Armenia dos concejales oscuros y agazapados en la sinopsis da de las sesiones virtuales en las que se discutía el Plan de Desarrollo pero también a la sombra de una mano gubernamental concupiscente, es la clara y fehaciente de la pervivencia de esa tradición de robos y asaltos al erario ya mediante el negociado, la defraudación, el detrimento, el pravaricato. Todos degradaciones, vicios y malformaciones de la política y atentatorios contra la estabilidad del sistema político y contra la legitimidad institucional. Y por ende contra la convivencia.
 
Corroen el tejido social y arrasan con el bienestar colectivo llenando sus bolsillos con la idea de que es lo "que merezco como inversionista de la política." 
 
Pero el todo es primero que las partes dice Bobbio, recitando a Aristóteles. El bien de la totalidad, una vez alcanzado, se transforma en bien de las partes. Y recordando a Hegel que afirmó que" la totalidad tiene fines que no pueden reducirse a la suma de los fines de los individuos que la componen ". El máximo bien de los sujetos con fundamentos éticos ha de ser el bien de la comunidad entera y no sus muy particulares beneficios.
 
Armenia y el Quindío verán el sol de nuevo.
 
Renace una actitud de vigilancia y control de lo público que ya cobra sanciones y penalizaciones en los últimos años personalizadas en los encarcelados y fugados que han sufrido el dedo acusador y la condena de la sociedad y del sistema judicial.
Es una buena oportunidad para desbrozar, para romper con los paradigmas y las tradiciones malsanas o nos pasará, entre delirios y marranadas, como al buen monstruo de Catobeplas que se devoró a sí mismo.
 
Hoy estamos como el gusano de seda que se suicida enterrándose él mismo en su capullo, para después de una nueva gestación romperlo y dar vida a una mariposa.
 
La conciencia moral, que tanto trasnocho al viejo Kant, debe tomar su lugar y darle primacía a lo público por sobre lo privado. Nos pueden leer en colombiaparatodos.net, en Facebook Actualidad quindiana, escuchar en Montenegro Estéreo y en el portal La otra voz.