05 Junio - 2020

Claudia López, Alcaldesa Mayor de Bogotá: El presidente cuenta con mi apoyo, pero no con mi hipocresía, ni pleitesía

Uribismo y Claudia López se sacaron chispas en debate en el congreso. Aunque la semana pasada declinó la invitación para rendir cuentas por el manejo de la pandemia en Bogotá, la mandataria aceptó este jueves 4 de jnunio la citación de la Cámara de Representantes en un debate marcado por acusaciones mutuas, reclamos de los que “perdieron las elecciones” y hasta denuncias.

Uribismo y Claudia López se sacaron chispas en debate en el congreso 
 
Redacción Política - politicaelespectador@gmail.com
 
 
La mandataria (derecha) fue acusada de “haberle entregado la salud” al "clan" del excandidato presidencial Sergio Fajardo. Se hizo alusión a casos como su secretario de Salud, Alejandro Gómez (a la izquierda), que trabajó con el excandidato presidencial. Nathaly Triana - El Espectador
 
En su rol ya no de parlamentaria –con el que hizo gala de su dialéctica y discurso–, este jueves la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, dijo sí a la Cámara de Representantes y encaró un caldeado debate de control político en el Congreso de la República, en el que fue cuestionada por el manejo de la epidemia del nuevo coronavirus en la capital e incluso, señalada por presuntas irregularidades en contratación durante su administración, así como de supuesto clientelismo.
 
 
Si bien la semana pasada la mandataria había declinado la invitación, hoy compareció virtualmente a la cita y con cifras en mano, justificó una a una sus políticas para atender la crisis en la ciudad, la zona del país más afectada por la pandemia. Detrás del debate estuvo el partido de Gobierno, el Centro Democrático, en cabeza del representante Edward Rodríguez, quien formuló una serie de acusaciones contra el Distrito.
 
La discusión estuvo marcada por recriminaciones mutuas; críticas por el manejo de la crisis entre Gobierno Nacional y Distrito; reclamos de oportunismo y acusaciones de los que “perdieron las elecciones”, e incluso, denuncias ante los organismos de control por aparentes sobrecostos en la adquisición de insumos y herramientas para hacerle frente a la emergencia sanitaria. Así se desarrolló el debate, que se extendió por poco más de tres horas.
 
Reclamos por el manejo de la crisis
 
Como representante citante, la discusión la abrió Edward Rodríguez, respaldado por otros miembros del oficialismo como Juan Manuel Daza, José Jaime Uscategui y Juan Carlos Wills (del Partido Conservador). En su intervención, Rodríguez cuestionó si a la mandataria se le salió el coronavirus de las manos y manifestó que “subestimó la situación”, a lo que se suma una supuesta cadena de errores en la que, dijo, López ha estado buscando culpables.
 
En particular, se refería a las diferencias que tuvo la mandataria con el gobierno de Iván Duque frente al cierre del aeropuerto El Dorado y la implementación del confinamiento total. “Alcaldesa usted calificó de manera irresponsable y aventurada (al coronavirus) como ‘un tipo de gripa’ y subestimó la delicada situación del Covid-19. Ahí empezó con su cadena de errores”, dijo.
 
El representante sostuvo que López mintió en el manejo del aeropuerto y no hizo prevención, indicando que su Alcaldía fue inoperante y que se enfrascó en “una pelea banal” con Duque para “sentirse menos responsable”, haciendo alusión además al confinamiento obligatorio en la localidad de Kennedy, la emergencia en Corabastos y los desalojos en zonas vulnerables.
 
“Teniendo las herramientas económicas, legales, científicas y técnicas para actuar, no lo hizo y por eso lleva dos meses buscando culpables. Era competencia de su Secretaria de Salud prevenir y prepararse para la llegada de la pandemia. Lo que hizo fue pelear con OPAIN y Migración Colombia que terminaron asumiendo su competencia en el aeropuerto”, reclamó.
 
Luego, Rodríguez se refirió a la capacidad de las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) y el manejo hospitalario y de salud por parte del Distrito. Denunció que el 66 % de los pacientes en UCI no saben si tienen coronavirus y son tratados como casos probables y que el 37 % se murieron sin saber que tenían el virus.
 
Denuncias penales y acusaciones de politiquería
 
Por otro lado, Rodríguez instó a la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría a investigar una serie de contratos para el manejo de la pandemia que tendrían irregularidades y sobrecostos. Por ello, elevó una denuncia y dio cuenta de casos como la compra de 100.000 kits de coronavirus que hizo el Fondo Financiero de Salud del Distrito por valor de $92.000 cada uno, pese a que la Nación “compró 200.000 a $45.252. Estaríamos ante un detrimento patrimonial de $4.948 millones”.
 
Adicionalmente, un contrato del Idiger para adquirir tapabocas quirúrgicos desechables por $75.630, “cuando el precio general del mercado es de $40.168”; gafas protectoras a $5.042, mientras que “el precio general de mercado es de $2.900”, o tapabocas N95 por $22.866, “con precios regulares de mercado en $9.175”. A ello se suma un contrato por valor de $276 millones para el suministro de bienes como refrigerios y bienes de consumo alimentario como refrigerio tipo snack, “empacado por valor de $3.024, con precio de mercado por $2.892”.
 
Uno de los momentos más caldeados fue cuando el representante Rodríguez acusó a Claudia López de “haberle entregado la salud” al excandidato presidencial Sergio Fajardo –de quien fue llave vicepresidencial en la pasada contienda electoral–, al otorgarle supuestas cuotas burocráticas en el Distrito. “Usted le entregó la administración a la politiquería que tanto rechazaba”.
 
Además del supuesto “clan Fajardo” en la administración López, el parlamentario llamó la atención por el “clan de David Racero”, representante de la Lista Decentes (de oposición), “quien tiene a su esposa como asesora de comunicaciones del Distrito, así como a su hermano” y del “clan” de la también parlamentaria Juanita Goebertus, supuestamente conformado por los alcaldes locales de Chapinero y Suba. “Son las cuotas políticas recomendadas por Juanita Goebertus”. A ello se sumaron acusaciones de cuotas del exalcalde Antanas Mockus, del senador de la Alianza Verde Antonio Sanguino y del exgobernador de Nariño, también de los verdes, Camilo Romero.
 
Haciendo uso de la réplica, respondió la representante Catalina Ortiz, de la Alianza Verde, quien rechazó el uso de la expresión “clan”, en tanto hace referencia a “organizaciones que están dedicadas a la ilegalidad”, mientras que David Racero dijo que Rodríguez pretendía “generar un manto de duda” sobre la actuación de las bancadas en oposición: “Sé que a ustedes se les puede dificultar entender que llegue gente a cargos del Estado por su vocación, experiencia y estudios, y no es necesario apelar a palancas políticas”, defendiendo así el mérito de sus familiares.
 
A su turno, la representante Katherine Miranda reivindicó que los verdes ganaron la Alcaldía de Bogotá y “gobierna con los verdes, gústeles o no”. En ese sentido, expresó su molestia por el nombramiento de Mockus, “alguien que no tiene una tacha”, negando que con el nombramiento de la esposa de este en la Secretaría de Planeación se esté pagando algún tipo de favor político.
 
La réplica la cerró la representante Juanita Goebertus, quien calificó como “chistosa” la acusación del “clan Goebertus”, destacando que para la elección de alcaldes en las localidades de la capital se hizo una convocatoria pública para motivar a ciudadanos que quieran participar en política. “¿Usted (refiriéndose a Edward Rodríguez) quiere acusarme de haberme influenciado en los exámenes? Si lo va a hacer hágalo y con eso lo denuncio inmediatamente por injuria y calumnia”.
 
Finalmente, previo a la intervención de la alcaldesa, participaron también como citantes otros representantes del partido de gobierno. Mientras que Juan Carlos Wills reclamó que “las improvisaciones de la alcaldesa tienen más de 9.500 toneladas de comida dañándose en camiones a los alrededores de Corabastos”, el representante Uscategui alegó que “la violencia intrafamiliar en Bogotá está por las nubes” y que la inseguridad crece durante la pandemia, haciendo referencia a casos como el crimen de biciusuarios.
 
“El presidente cuenta con mi apoyo, pero no con mi hipocresía ni pleitesía”: Claudia López
 
Tras las intervenciones de los citantes, finalmente llegó el turno para la alcaldesa Claudia López que –con las cifras públicas del portal Bogota.gov.co– arrancó destacando que tanto el país como la ciudad “lo han hecho bien” en la atención de la crisis, en tanto se han adoptado medidas oportunas y a tiempo. Sin embargo, insistió en que el manejo del Ejecutivo frente al aeropuerto “fue calamitoso, por mucho que se quiera decir que no”.
 
Según la alcaldesa, la decisión de dejar abierta la terminal aérea durante la emergencia se hizo para privilegiar un interés particular y negó que la política de bioseguridad y la adopción de medidas en el aeropuerto sean de su competencia, teniendo en cuenta que El Dorado es manejado por un privado “al que no podemos subsidiar”.
 
En ese sentido, recordó que inicialmente el Gobierno de Iván Duque se opuso a implementar la cuarentena y no autorizó toques de queda adoptados por algunos gobiernos a nivel regional. Además de defender la adecuación de Corferias para la atención de la crisis, alegó que el Distrito solo ha recibido del Ejecutivo para los profesionales de la salud 15.000 tapabocas; 89.910 mascaras; 15.000 caretas; 115.200 mascarillas quirúrgicas; 35.999 batas, y 267.000 guantes desechables.
 
“Lo que les ha dado el Gobierno a los médicos solo les dura una hora, por eso hemos comprados estos elementos”, declaró López, quien sostuvo que Bogotá creció un 25 % en la capacidad de las UCI. Lamentó también que, pese a que el Gobierno se comprometió a dar el 70 % de los ventiladores para acondicionar más UCI, “no han llegado”. Sin embargo, no criticó al Ejecutivo y defendió que se trata de un mercado muy competitivo.
 
“El presidente cuenta con mi apoyo, pero no con mi hipocresía, ni pleitesía. Tenemos diferencias por el aeropuerto o por la cuarentena, que se acabó desde el 27 de abril. Es imposible pretender tener la gente en la calle, trabajando, y que no crezca el contagio. Esa magia no se logra”, manifestó la mandataria.
 
López indicó que es falso que no se esté atendiendo a los afectados por el virus y destacó que que se haya mantenido la capacidad de Transmilenio por debajo del 35 % y las UCI por debajo del 70 %.
 
Al insistir que no es momento de lavarse las manos y que el coronavirus es un tema de corresponsabilidad, la mandataria criticó que el Gobierno les dio plata a los bancos en lugar de a las pequeñas y medianas empresas, además de defender el confinamiento que ha adoptado en la localidad de Kennedy, la zona de la capital con mayor número de casos. Para la alcaldesa, hay quienes quieren “sacarse el clavo de que perdieron las elecciones”.
 
“Ahora resulta que todo es responsabilidad de los acaldes y de los ciudadanos que se autocuiden. Un ‘sálvense quien pueda’, porque el Gobierno Nacional no va a responder por nada. No señores. Ese nivel de oportunismo no lo vamos a aceptar ningún alcalde ni ningún ciudadano. Hoy lo hacen con Bogotá por sacarse el clavo de que perdieron las elecciones, pero lo mismo harán con cualquiera de los departamentos. Entonces ahora nosotros tenemos que responder por las URIS, que son de la Fiscalía; por las cárceles, que es lo único que custodia el Ministerio de Justicia, o por las empresas”, precisó.
 
La mandataria dijo que su responsabilidad es cuidar a la ciudad y sus ocho millones de habitantes, cuyas vidas “no va a feriar sacándolas a la calle a la brava”, por lo que abogó por más UCI. “Ustedes me pueden dar misa o pueden inventar 1.000 mentiras, pero yo tengo a cargo el cuidado de 8 millones de personas, y no las voy a dejar tiradas porque me presionen con tendencias o titulares mentirosos”.
 
En referencia a las supuestas irregularidades en materia de contratación, López aseguró que en el portal Bogota.gov.co está el detalle de los contratos, “cómo se hizo, con quién, a dónde y cómo”. Sostuvo también que la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría están trabajando unidas para hacerle frente a la corrupción y “no hay un caso de lío en Bogotá”.
 
Antes de concluir su intervención, Claudia López fue cuestionada por los representantes por no responder en detalle los interrogantes que, vía derecho de petición, le habían formulado. “Yo estoy en la Cámara, no en el Concejo. Esto era una invitación, la acepto pero no desconoceré al Concejo. Estas son las informaciones que hay, todas son públicas, las dudas y denuncias. Hay denuncias que quieren hacer por política los que perdieron las elecciones y todavía lo lamentan. Yo estoy gobernando y cuidando la ciudad”, puntualizó la mandataria.