13 Junio - 2018

Carlos Eduardo Osorio Buriticá, gobernador del Quindío, se volvió a rajar en su segunda rendición de cuentas

Para empezar y que tiene preocupados a todos los quindianos es el manejo de las regalías del petróleo, en su segunda rendición de cuentas reveló que este departamento ocupó el segundo puesto en el índice de ejecución de proyectos de regalías, pero lo extraño es que no hay ninguno macro, en el momento no se ha podido utilizar los $130.000 millones de las regalías porque no hay proyectos elaborados, se van a perder, el programa del bilingüismo se salvó porque venía desde el gobierno de Sandra Paola Hurtado Palacio, cuyo valor o monto supera los $13.000 millones.

¿50 logros en qué, señor gobernador Carlos Eduardo Osorio?

Rajado el gobernador en comparatividad y competitividad; de los tres departamentos del Eje Cafetero, el más quedado y en el ostracismo es el Quindío, todo está incompleto, a medio empezar, llámese servicios, comercio, industria, agroindustria, actividades agrícolas y pecuarias.

El gobernador camina porque ve gobernar, una de sus últimas metidas de pata fue entregar una licitación a la firma Furel SA, la cual está enredada en el entramado de un detrimento patrimonial de más de 413.000 millones de los dineros de la valorización. La firma Furel SA se ganó una licitación para instalar unas cámaras de seguridad, creemos que el valor total es de $2.600 milllones, el gobernador no se refirió en su segunda rendición de cuentas de este vergonzoso episodio, como tampoco en que suspendió al operador del PAE, señor Francisco Javier Ramíerz Ospina, ingeniero de alimentos que se ganó en franca lid y mediante La Bolsa Mercantil de Colombia la licitación para entregar 28.000 raciones de alimentos e igual número de refrigerios a los niños de 260 establecimientos de los 11 municipios del Quindío.

El señor Francisco Javier demandó el departamento del Quindío, recurrió a la Contraloría, Fiscalía, Procuraduría, a los medios de comunicación autónomos e independientes para que responsabilcen directamente al gobierno de Carlos Eduardo, quien suspendió la actividad del operador 10 días después de haber empezado, no dejó que distribuyera los productos alimenticios de dos semanas seguidas, calculados en $700 millones, se dañaron, los niños se quedaron sin comida y más de 440 manipuladoras de alimentos quedaron sin trabajo.

Esa es la rendición de cuentas de Carlos Eduardo Osorio Buriticá, quien pasa sin pena ni gloria, si las elecciones fueran hoy no votarían por él dos mil personas.  

Pueden opinar aquí

También en el facebook cesáreo Herrera Castro, Facebook Actualidad quindiana, colombiaparatodos.net y escribirnos al correo actualidad38@gmail.com