04 Octubre - 2017

Carlos Eduardo Osorio Buriticá debe renunciar antes de que sus asesores lo envíen a la cárcel

Como todo un fiasco han sido calificados dos de los asesores del gobernador del Quindío, excura Carlos Eduardo Osorio Buriticá, si se descuida terminará en la cárcel.

El gobernador no aguanta tanto escándalo
 
La guaca: Fernando Medellín, ¿Asesor de ética y moral? I ( Foto de Fernando Medellín Lozano).
 
El más sorprendente de los contratos que el gobernador le ha dado al señor Fernando Medellín Lozano es aquel por medio del cual este caballero se compromete a "prestar apoyo especializado en el desarrollo y fortalecimiento de la cultura de la tranparencia, la participación, el buen gobierno y valores éticos y morales en el departamento del Quindío".
 
Ese contrato es el PRI 814-2017", por $35 millones 200.000 pesos, que debió culminar el 18 de septiembre de este año. Mientras lo ejecutaba, que no se sabe cuáles fueron los aportes, el señor Medellín se consiguió un 'calanchín', de apellido Perdomo para que hiciera la payasada en un concurso de méritos para su contrato siguiente, por $165 millones 604.750 pesos. El señor Perdomo presentó una propuesta un poco más cara, de mayor valor, para que la de Medellín pudiera ser seleccionada como la ganadora.
 
Un asesor del propio gobernador, con oficina en el piso 19 participa en los concursos de mérito. El contrato de la ética y la moral terminaba el 18 de septiembre, mientras que el contrato millonario de los 165 millones empezó el 15 de agosto del mismo año. No había terminado de ejecutar uno y un mes antes ya tenía el otro. Es decir, ejecutaba dos al mismo tiempo.
¿Asesor de ética y moral? II 
Lo más grave de estos hechos es precisamente el objeto del primer contrato: prestar apoyo especializado en desarrollo del fortalecimiento de la cultura de tranparencia, valores ético y morales del departamento. No puede ser posible que el gobierno le deje a una persona con estos vicios, denunciado además por haber copiado parte del plan de desarrollo del Quindío, de uno igual que se hizo en la alcaldía de Bogotá, atender su política de ética y moral.
 
El contralor departamental Germán Barco López empezó la investigación sobre este asunto, para indagar los fundamentos legales de estos contratos. Seguro que no va a hallar nada, pues aquí no se trata de fundamentos legales, sino éticos y morales. Es decir, algo parecido al caso de Gustavo Moreno, el exfiscal anticorrupción, que resultó más corrupto que todos los corruptos juntos que él investigaba. Aquí, el asesor de los principios, de la ética y la moral del gobierno, está más cuestionado que ningún otro funcionario o contratista del gobierno departamental.
 
¿Asesor de ética y moral? III 
 
¿Para qué contrató el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá una asesoría para fortalecer la cultura de la transparencia, el buen gobierno, los valores éticos y morales en el departamento del Quindío? ¿Estaban tambaleando su fe, sus principios morales y cristianos? No. Lo hizo, como queda dicho arriba por las actuaciones del contratista, solo como un pretexto para otorgarle un contrato a un amigo. Esa es la verdad.
 
Y finalmente no solo fue uno, sino seis contratos que valieron $350 millones de pesos. Con esa plata, señor gobernador, se había podido empezar el arreglo de la maltrecha carretera Circasia-Montenegro, como lo dijo un cibernauta ayer en las redes sociales.
 
Ahora bien, si el contrato hubiera tenido un servicio real, el contratista de marras habría recomendado crear la prometida Urna de Cristal en el gobierno departamental, para que los contratos fueran transparente. Creemos que esta promesa no la hizo Osorio precisamente porque fueron sus asesores, Medellín y Casasbuenas quienes la detuvieron y la enmochilaron. Esa platica de estas asesorías, señor gobernador, se perdió, y aquí, los perdedores somos todos los quindianos, y muy especialmente, la confianza que el pueblo le dio a usted en las urnas.
 
 
Pueden comentar esta nota en nuestros espacios virtuales.