06 Octubre - 2019

Candidato uribista Luis Fernando Jaramillo Arias no devolverá los dineros de Valorización a los armenios

El candidato del Uribismo a la Alcaldía de Armenia, el empresario bogotano, Luis Fernando Jaramillo, integrante de la encopetada oligarquía del Club Campestre de Armenia, en entrevista a Miguel Ángel Rojas del Portal El Quindiano, ha sacado su más “espectacular” propuesta programática de campaña para negar de tajo la devolución de los dineros cobrados por el frustrado Programa de valorización que fue escenario del un descomunal despojo por parte de una rosca política inescrupulosa que hoy paga sus delitos en los centros penitenciarios de la ciudad, en un acción judicial que toda la ciudadanía reconoce (Ver https://www.elquindiano.com/noticia/15266/las-obras-de-valorizacion-hay-que-hacerlas-luis-f-jaramillo-parte-i ). Ese es nuestro sistema judicial y él mismo ha actuado de manera eficaz. Pedir más es populismo judicial y demandar la pena de muerte o cualquier otra medida draconiana que nada tiene que ver con nuestra tradición jurídica democrática y civilista.

Los armenios reaccionan en su contra
 
Por Horacio Duque Giraldo
 
La propuesta de Jaramillo se hace para descalificar la iniciativa de la candidata Piedad Correal Rubiano, líder de una gran coalición democrática y social por la Defensa de Armenia, que con argumentos validos y coherentes se ha comprometido a devolver estos dineros para hacer justicia con la ciudadanía y la comunidad que ha reaccionado indignada frente al descarado atraco perpetrado desde la anterior administración en circunstancias en que la ética de la responsabilidad pública fue gravemente afectada por el comportamiento criminal de ciertos funcionarios y ciertas empresas organizadas para despojar los patrimonios colectivos de la ciudad.
 
Es lo mínimo que procede en este caso, y plantear lo contrario es reflejo de la insensibilidad e irresponsabilidad de una corriente política que procede a espaldas de los intereses colectivos de los ciudadanos como lo vimos en el caso de los  casi 5000 “falsos positivos” del ochenio (2002-2010) ilegal y violento que asolo al Estado colombiano.
 
Por supuesto que las obras de valorización, así como otras prioritarias para la ciudad, como el saneamiento básico y la recuperación de las 55 quebradas, hay que hacerlas, pero no en perjuicio de la gente de la capital del Quindío. La Alcaldía tiene, en este caso, que colocarse del lado de las víctimas y encontrar formulas financieras para el efecto e identificar nuevas fuentes monetarias para avanzar en las obras de progreso para la ciudad.
 
Acertada la propuesta de Piedad Correal, hay que acompañarla en su liderazgo renovador de la ciudad.