03 Febrero - 2016

Armenios pagan valorización por las obras que se realizan

Cuando hay que aportar para que se realicen las obras hay que hacerlo, en Armenia se desató un conflicto de intereses políticos en la pasada campaña, había un grupo contradictorio a la exalacldesa Luz Piedad Valencia Franco que se opuso de cabo a rabo por la aprobación de un acuerdo económico para pagar valorización o contribución por las obras que había que hacer en el anillo vial de la ciudad, se opuso, estuvo en todos los barrios promocionado un referendo revocatorio, lo presentó ante la autoridad competente, faltaban ocho días para la elección de alcaldes, concejales, diputados y gobernador y no lo entregó a la comunidad dizque podia alterar el proceso, resulta que desfavorecía el fallo a Sandra Milena Gómez Fajardo y a José Manuel Ríos Morales, contrarios de Carlos Mario Álvarez y Carlos Eduardo Osorio Buriticá, hoy alcalde de Armenia y gobernador del Quindío.

Pasó de 126 mil millones a 142 mil millones
 
Los principales culpables de estas cifras fueron los mismos del referendo de revocatoria, ahora los recibos de pago están en una gran parte de los hogares, pero faltan incluir otros sectores, muchos twiteros señalan los sitios donde no fueron incluidos, entre ellos la urbanización Mercedes de Norte, también son beneficiarios de las obras del anillo vial, las reclamaciones superan las cinco mil personas, sin embargo las obras avanzan, como también los pagos, la alcaldía a través de sus abogados revisan si hay o no inconsistencias, hay quienes se oponen a sabiendas que tienen que pagar porque tienen varias propiedades, entre ellas una señora que posee seis apartamentos alquilados y tres locales comerciales.
 
Ella quería pagar solo un millón de pesos por valorización, el recibo que le llegó, que lo puede pagar de contado o a 60 meses, es por diez millones de pesos, su liquidación es justa, igual al de muchas otras personas que se dejaron cuentiar de quienes desean anarquizar el nuevo gobierno de Armenia, pero esa valorización no tiene porque caerse.
 
otros medios distintos a Actualidad Quindiana y colombiaparatodos.net dicen lo siguiente:
 
Rectificar la valorización
Fuente; La crónica del Quindío
    
No hay que esperar a que un tribunal anule los acuerdos, los decretos y la resolución por medio de la cual se hizo el derrame de valorización en Armenia, como parece ser el camino en nuestra vecina Pereira.
 
Es necesario actuar de inmediato, señor alcalde,  en consonancia con las recomendaciones de los gremios y expertos tributaristas, para que esta importante herramienta del desarrollo local se normalice, y tome la fuerza que necesita para que siga siendo el adalid de las obras de la ciudad del futuro.
 
Las reflexiones hechas por el abogado tributarista Camilo Caycedo sobre los instrumentos que utilizó el gobierno para el derrame respectivo, hay que tenerlas en cuenta. Para mirar a fondo las posibles fallas, Caycedo estudio acuerdos, decretos y resoluciones que regularon el tema. El argumento del jurista es que los cinco  documentos estudiados se contradicen entre sí.
 
Por ejemplo, según el jurista que hizo el estudio, el Decreto 082 de 2015 reglamentó toda la contribución, cometiendo dos errores básicos: se expidió dentro de las autorizaciones pro-tempore otorgadas por el acuerdo 20 de 2014, pero cuando se firmó ya habían expirado esas autorizaciones; y en segunda instancia, el decreto no podía ocuparse de temas tributarios que para el caso de los municipios son potestad de los concejos, es decir, carecía de competencia legal y constitucional.
 
No son los alcaldes que, por medio de decretos, deben regular los elementos esenciales de las obligaciones tributarias. Esa es una potestad que le compete al Congreso de la República o a los concejos municipales de conformidad con las normas legales y constitucionales. Los alcaldes deben reglamentar, sí, pero no ‘legislar’ sobre la materia.
 
El otro tema es el de la notificación del cobro de la contribución. El decreto en mención dice que se haría a través de la gaceta municipal y en la página web de la alcaldía. ¿Cuántas personas en Armenia conocen la gaceta municipal? Muy pocas, menos del 1% de la población. ¿Y la página web de la alcaldía? De pronto un poco más. Es decir, este no puede ser un mecanismo de notificación. 
 
El mismo decreto habla del derecho a la defensa que tiene el ciudadano, para lo cual puede interponer un recurso de reconsideración si no está de acuerdo con el cobro que le están haciendo. Y para ejercerlo puede acudir a los artículos 720 722 725 728 y 734 del Código Tributario Nacional. Resulta que uno de esos artículos, el 720 habla que dicho plazo debe ser de dos meses a partir de la notificación personal. No de un mes como señala antes el mismo decreto de la alcaldía; y la notificación tributaria es personal, según lo ha dicho la Corte Constitucional. Nada de esto se hizo.
 
También se critica el cambio de la base gravable a través de una simple resolución del Consejo Municipal de Valorización, cuando esta fue dictaminada, en principio, por el concejo municipal. El cabildo dijo que era de $126.000 millones, y la resolución la cambió a $142.000 millones. Pues el abogado Camilo Caycedo piensa que ese cambio, válido en el estudio de los costos de las obras, debió de haberse hecho a través de otro acuerdo del concejo, no por una resolución.
 
La otra polémica que se despierta es en el valor de beneficio que producen las obras. La valorización es una herramienta, como lo dice su nombre, que valoriza los predios privados, individualmente, y por tanto se debe cobrar de acuerdo con este beneficio. Es decir, a quien más le aporte la obra para valorizar su predio, se le debe cobrar un mayor valor. En Armenia no se hizo así, sino que se dividió el total de las obras en todos los contribuyentes. 
 
Otro ítem es que en el presupuesto de las obras, los $142.000 millones, no se ven los aportes del municipio por la exoneración que hizo del cobro de valorización a los estratos 1 y 2. En otros términos, pareciera que no se exoneraron, sino que su valor se les colgó a los estratos 3,4 y 5, es decir, estos estratos subsidian a los demás, lo que debería de pagar, en la realidad, el municipio.
 
Hay mucha tela de dónde cortar. Y el alcalde debe atender a los empresarios, gremios y abogados que han hecho estas reflexiones, no para anular la valorización, sino para perfeccionarla, si no quiere verla fracasar, como está sucediendo en Pereira.