18 Septiembre - 2018

Amparo Grisales dice que en el Quindío se escucha y canta música popular

La reconocida actriz Amparo Grisales contó a La crónica que los participantes de la región quindiana representaron a artistas como Julio Jaramillo. Amparo Grisales continúa en la terna de jurados del reality show musical Yo me llamo, empieza hoy martes 18 de septiembre.

En el Quindío se escucha y canta música popular
 
La diva de la televisión colombiana Amparo Grisales será nuevamente jurado del programa Yo me llamo, que arranca este martes 18 de septiembre su sexta temporada. El capítulo, que inicia en la costa atlántica, impresionará, ya que entre otras cosas no fue el vallenato el género que predominó en las audiciones. Por el Quindío, de acuerdo con la actriz y presentadora, el género que más se vio fue el popular, con la representación de artistas como Julio Jaramillo.
 
A las 8:00 p. m., Amparo Grisales, César Escola y Pipe Bueno serán los encargados de buscar al doble perfecto, mientras que Ernesto Calzadilla estará en la conducción, junto a la talentosa Melina Ramírez, que se estrena en el programa. Los mejores imitadores del país están listos para ganar el premio de 500 millones de pesos. 
 
¿Algún participante del Quindío que recuerde?
 
De Armenia, un Julio Jaramillo, que además maravilloso, muy paisa, muy de nuestra tierra del café, muy de la región, la música que escuchaba mi papá, me acuerdo que uno prendía la radio por la mañana y escuchaba a personajes como él y Rolando La Serie, que en broma digo que son de mí generación, pero es de la de mis papás y de mis abuelos.  
 
¿Se presentaron personas de Venezuela?
 
Se presentó mucha gente de Venezuela y les hemos abierto las puertas como las tenemos desde la frontera, estamos muy solidarios, creo que todo el país, pero no por eso los pasamos. Se han presentado personas también de otros países como México, es la primera vez que aceptamos participantes que no son del país. Por esa misma solidaridad y porque me parece que el universo y el planeta es de todos, no existen fronteras.
 
¿El género que más suena en esta temporada?
 
El popular, el urbano y el reguetón. Hay de todo, pero como te digo, hay para todas las edades. Hay bandas divinas como Vilma Palma y algo muy lindo y es que todos se prepararon muy bien, llegaron agrupaciones tocando los instrumentos exactamente como lo hacen las reales. Si el encargado de un instrumento lo tocaba con la izquierda, el doble también.
 
Se están fijando en los detalles, que al comienzo no se sabía muy bien si era parodia o comedia, entienden ya el concurso, que busca el perfecto doble, no a medias. 
 
¿Qué se pule en la escuela de Yo me llamo?
 
Todo lo que les hace falta, es una primera pincelada —el primer filtro— y los que quedan serán los mejores y ahí sí, seré implacable, cuchilla total.
 
¿Los jurados también se preparan para llegar al programa con argumentos claros para dar el veredicto?
 
Claro, y entonces de dónde sacamos, cómo conocemos a los artistas. Es el compromiso de nosotros también, porque Escola, por más que sea maestro, no conoce a  todos los artistas. Pipe es un cantante popular, pero tampoco es que conozca a todos los de otras generaciones. 
 
Entonces nos toca, yo en lo personal, desde la primera temporada estudio a los que están de moda, a los que no, a quienes se han ido de este mundo. Los estudio a todos. Más o menos en este momento te puedo decir que el que se me presente le conozco las características.
 
Ahora, cuando ya están los grupos definidos, que ya sabemos quién entra, pues ya debemos estudiar más, su gestualidad, su vibrato, sus melemas, si no tiene vibrato, o cómo dejan caer las frases.
 
Cómo son sus fraseos o cómo es su interpretación o sus características principales, porque son como huellas digitales, por eso es lo difícil de encontrar un doble perfecto, pero todo se estudia, aquí no llegamos improvisando si se parece o no.
 
Cuando los estamos entrevistando nos fijamos que se parezca el color de la voz, pero luego hay que pulirles todo, desde su expresión corporal, su corporalidad, su gestualidad, todo se les estudia muchísimo, cómo tienen el pelo, todo, aquí es el ojo clínico en todos los aspectos, es lo que le gusta a la gente.
 
¿Cuando se baña o hace ejercicio o está reposando, qué le gusta escuchar?
 
La verdad siempre tengo la música pero no soy de cantar mucho, me gusta más escuchar. Me encanta toda la música de la nueva era —Evnageline, Enigma— toda la que me transporte y me haga realmente viajar por todos los planetas y realmente me haga erizar, esa es la música espiritual, también la escucho cuando medito. 
 
¿Cómo la nutren a nivel profesional y personal estas temporadas?
 
A nivel profesional muchísimo, porque hoy sé más de música, cómo se maneja cada género, qué instrumentos usa cada uno, qué se necesita para que ellos canten o por qué se hacen famosos, porque muchas veces no es que canten maravilloso, pero sí interpretan maravilloso. El carisma, hay que ver también eso, por eso estoy buscando seres alados, hay muchos que pueden salir con el mismo color de voz, pero no te inspiran, no te llegan, no te conectan, entonces yo digo que  son desalados, son desangelados.
 
Estoy buscando el ángel que hay en el corazón de cada intérprete. En eso me estoy fijando, porque eso también es lo que te da la gestualidad, la interpretación y el sentimiento. He aprendido mucho para mi carrera y mi vida personal, he visto muchas historias de vida.
 
Como ser humano, siempre he sido buena, pero sigo buscando ser más sensible ahora porque perdí a mi mamá, a mi hermano y a  mi papá en muy poco tiempo y eso lo deja a uno muy tocado, pero también te deja más conectado con Dios, como ellos están en otro plano, en esa dimensión hermosa espiritual, yo los siento más en el corazón, entonces todo me llega más, lloro por todo.  
 
Si de chiquita me decían ‘lágrimapronta’, hoy en día lloro por todo, es algo que no puedo controlar, pero dicen que cuando uno está iluminado pasa eso.  
 
¿Cómo ha visto la evolución de los participantes a los que acompañó en otras temporadas?
 
Yo te digo que los dobles de Yo me llamo trabajan más que los originales. Los quieren más en los cumpleaños, en las bodas, en las primeras comuniones. Los contratan mucho, tienen mucho trabajo y eso me da mucha alegría, porque yo ahora los veo bien.
 
Por ejemplo, el último Nicky Jam me contó que puso su propio estudio de grabación, supermontado. ¡Imagínate! un chico que venía de la calle, que no vivía con su mamá.
 
Lily Dayana Restrepo 
La crónica