23 Noviembre - 2015

Alimentos transgénicos poner en alto riesgo la salud de los seres vivos

Así lo aseguró Guillermo Castaño Arcila en la conferencia central que dio en la actividad académica ‘Experiencias Custodios de semillas’. Guillermo Castaño Arcila fue el encargado de dictar la conferencia central en el evento ‘Experiencias Custodios de semillas’ realizado en la univeridad del Quindío y dijo: “El atentar contra las formas de vida, controlando los genes, la natalidad, alterar semillas con ingeniería genética, lesiona seriamente la ética y moral de las culturas profundas del mundo. La ponencia del académico, que más que eso se considera un campesino, tuvo como título ‘Orígenes y resistencias de custodios de semillas en Colombia’.

“Alterar los genes de las semillas lesiona la ética de las culturas”
 
Guillermo Castaño Arcila, conferencista central en el evento ‘Experiencias custodios de semillas‘.
 
Por Jhon Jairo Salinas 
 
Sobre el oficio de custodio aseveró que lo ejerce el compañero encargado de cuidar, defender y recuperar las semillas y el pie de cría de los animales locales con los que se establece una relación de reciprocidad, comunión y complementariedad, lo cual permite un mutuo beneficio. “Esta persona es a quien se le entregan las semillas para la crianza, cuidado, reproducción y posterior entrada de las mismas, a los socios de las Escuelas de Campo de Agricultores, Ecas, a través de los intercambios de semillas que se llevan a diario en la mingas o en las reuniones semanales de la organización. Convertirse en custodio de semillas, significa respetar y proteger al germen que inicia la nueva vida.
 
Dentro de la concepción campesina, semilla significa ‘fuente de vida de todo cuanto la rodea’. Sin ella no sería posible cultivar. Puede ser un grano, tubérculo, rama o trozo de tallo”, agregó. Explicó que debe ser depositada en la tierra con fe y fuerza espiritual. Es la esperanza de tener alimento generación tras generación, por lo que el uso de semillas propias o locales, significa tener seguridad de una producción. “El libre intercambio de semillas entre agricultores ha sido la base del mantenimiento de la biodiversidad y de la seguridad alimentaria. Ese canje entre se extiende más allá, pues incluye intercambios de ideas, experiencias, conocimientos, pero también de cultura y herencia”, concluyó.