14 Agosto - 2019

Al gobernador del Quindío no le cabe más escándalos, ahora tiene otro por más de seis mil millones de pesos

El desinterés, la desconfianza y la rabia contra el gobernador del Quindío no tienen límites, las 129 mil personas que lo eligieron maldicen el momento y la hora en que lo hicieron, La Procuraduría General de la Nación, PGN, acaba de formular cargos a su directora de Aguas y Saneamiento, Zuleta Gaviria, por haber certificado el recibo a satisfacción de las obras contratadas - que al parecer - no se habrían ejecutado a cabalidad.

Procuraduría formuló cargos a exdirectora de Aguas y Saneamiento de la gobernación del Quindío
 
Armenia / Agosto 13,  2019 
 
 
Se le reprocha a Zuleta Gaviria por presuntamente haber certificado el recibo a satisfacción de las obras contratadas que al parecer, no se habrían ejecutado a cabalidad.
 
Procuraduría formuló cargos a exdirectora de Aguas y Saneamiento de la gobernación del Quindío
La Procuraduría General de la Nación formuló cargos a la exdirectora de Aguas y Saneamiento Básico adscrita a la secretaría de Aguas e Infraestructura de la gobernación del Quindío, Blanca Rocío Zuleta Gaviria, por presuntas irregularidades en el contrato de consultoría 002 de 2014 celebrado para adelantar la construcción del plan integral de los sistemas de acueducto y alcantarillado del casco urbano, que tuvo un valor de $5.831.200.000.
 
Se le reprocha a Zuleta Gaviria por presuntamente haber certificado el recibo a satisfacción de las obras contratadas que al parecer, no se habrían ejecutado a cabalidad.
 
La decisión disciplinaria cobijó también a Pedro Abelardo Escobar Quintero, quien suscribió el contrato 005 del 31 de enero/14 por valor de $465.638.240, con el objeto de efectuar la interventoría a la consultoría 002 de 2014.
 
Los municipios que fueron objeto del plan integral son Buenavista, Circasia, Córdoba, Filandia, Génova, La Tebaida, Montenegro, Pijao, Quimbaya y Salento, y los centros poblados de Barcelona en el municipio de Calarcá y Pueblo Tapao en Montenegro.
 
Los investigados podrían estar inmersos en falta disciplinaria establecida en el artículo 48 numeral 34 de la Ley 734 de 2002, por presuntamente “certificar como recibida a satisfacción, obra que no ha sido ejecutada a cabalidad”.
 
Otra de las normas posiblemente vulneradas habría sido el manual de contratación de la gobernación del Quindío, que entre las funciones del supervisor e interventor contempla el deber de verificar las entregas de los bienes, dejando constancia y justificación por escrito; y certificar que se cumpla lo establecido en el contrato, durante sus diferentes etapas de ejecución.
 
Las presuntas faltas de los implicados fueron calificadas como gravísimas a título de culpa gravísima, por desatención elemental.
 
En ejercicio del derecho a la defensa que les asiste, los exfuncionarios podrán solicitar o aportar las pruebas que estimen pertinentes para su defensa.
 
 
Redacción
La crónica