05 Julio - 2020

27 funcionarios de la salud en el Quindío han resultado contagiados del coronavirus

Ese es el reporte hasta el momento, de esos 27 funcionarios 6 hacen parte del personal administrativo, su recuperación es estable, cada hospital hace lo necesario para proteger a su personal, en tanto el gobernador atiza para que lleguen recursos y suficiente material de bioseguridad médico.

Sector salud, continúa sin garantías económicas y de bioseguridad
 
Autor: Lily Dayana Restrepo
 
“No hemos sido tan bien tratados como debería ser”, mencionó Leonardo Quiceno Páez, presidente de la Asociación de Hospitales del Quindío y gerente del hospital Pío X de La Tebaida, sobre la situación actual del gremio y las promesas del gobierno nacional.
 
Promesas incumplidas
 
“Realmente, de todas las promesas del gobierno, es muy poco lo que se ha cumplido en cuanto a los beneficios que podrían tener los médicos por su trabajo y para el autocuidado, realmente lo que tienen es lo que hace cada IPS”, destacó el médico.
 
Explicó que “el gobierno no ha entregado nada, pero por medio de legislación obligó a las entidades a hacerlo”. Sobre las deudas de las EPS, indicó que el gobierno nacional canaliza los recursos por el acuerdo de punto final, “con el que ya lleva un año y lo que se ha visto es muy poco”.
 
Concluyó que es el mismo personal médico el que ha asumido la protección, por lo que se encuentra en riesgo.
 
Protección a medias
 
Gerardo Antonio López Giraldo, presidente del Sindicado Nacional de Salud, Sindes, seccional Quindío, indicó que en términos de elementos de protección, en forma general están bien para la primera línea de atención, pero hay otros actores en el sistema que también requieren seguridad y no son tenidos en cuenta, como lo son los demás médicos y servicios generales.
 
López Giraldo señaló que se hizo una solicitud al ministerio de Salud para que se amplíe el rango de beneficiarios del bono extra. De igual forma, resaltó que a la fecha, el decreto que contiene esta ayuda no ha sido expedido, por lo que es incierto el auxilio. “El incentivo debe ser para todos los trabajadores sin excepción y se requiere que se definan las fechas y el monto, pero el decreto no ha salido en firme”.
 
Agregó que por trabajar en un hospital, todos los empleados tienen un riesgo que empieza saliendo de casa, “porque estamos en una etapa donde el virus tiene circulación comunitaria”.
 
Mencionó que desde el sindicato han solicitado que los gerentes tomen las medidas necesarias y a los médicos, que si se presenta alguna situación irregular, la hagan saber.
 
Necesidades del gremio
 
López Giraldo indicó que al momento no se han tenido quejas y que lo que han reportado los organismos de control, es que no han encontrado situaciones irregulares en los hospitales. “Pero se requiere ampliar la bioseguridad más allá de la primera línea —doctores que atienden la Covid-19— , ya que se han reportado contagios en otras áreas de las salud.
 
Señaló que los recursos que han llegado son pocos, “precisamente enviamos un oficio a alcaldes y gobernador para que informaran cómo están los recursos de la nación y de ellos para atención de esta pandemia, pero ningún mandatario lo ha contestado, así que se volvió a remitir. Sabemos que el gobierno ha descargado la responsabilidad a los gobiernos locales, y que ellos no tienen el presupuesto suficiente”.
 
Precisó que a nivel salarial en el Quindío están bien, a excepción de 2 hospitales que son los de Salento y Buenavista, en los cuales para poder seguir prestando el servicio requieren de un recurso adicional, por el contrario podrían perder la prestación, “hacemos un llamado al gobierno departamental, que había prometido dinero para estas entidades, para que lo entregue”.
 
SOS en Buenavista
 
Sandra Milena Echeverri González, gerente del hospital San Camilo de Buenavista, destacó que viene trabajando con las diferentes instancias del gobierno para encontrar apoyo de recursos económicos que ayuden a subsanar la situación de la IPS.
 
Resaltó que el gobierno departamental se ha comprometido con apoyar a la entidad para que siga prestando los servicios de salud de primer nivel de atención.
 
“Estamos a la espera del dinero para seguir operando a partir del mes de agosto, en cuanto al gobierno nacional, fuimos favorecidos con recursos para el fortalecimiento de la red hospitalaria en cuanto a pagos de acreencias laborales, lo cual nos permitió ponernos al día hasta marzo con el personal, todos los días gestionamos recursos para mantener dotado el hospital en cuanto a elementos de protección personal, también la ARL nos realizó una entrega de elementos, por eso es importante recalcar que estamos esperando el apoyo de la gobernación”.
 
Presupuesto en riesgo
 
Bernardo Gutiérrez Montoya, gerente del hospital La Misericordia de Calarcá, advirtió sobre la “imperiosa necesidad en el cumplimiento del pago por parte de las Empresas Prestadoras de Salud, EPS, de las cuentas de cobro generadas por el hospital, pues las entidades, de manera permanente, utilizan estrategias para dilatar el tiempo, cuestionan el valor de las tarifas pactadas, proponen descuentos posteriores y negociaciones en acuerdos de pago, lo que demora muchísimo la recuperación de esta cartera”.
 
 
Aclaró que dichas empresas le adeudan a la IPS cerca de $10.000.000.000, “situación presupuestal que pone en bastante riesgo a esta IPS; como se puede observar, las cifras anotadas muestran la labor diaria de los funcionarios para la prestación de los diferentes servicios ofrecidos y pactados para con los afiliados de las EPS; así como también se puede decir, que si estos recursos fueran garantizados al hospital de manera oportuna, la entidad presentaría una infraestructura física, una tecnología acorde con sus necesidades y un excelente cumplimiento en las responsabilidades con su talento humano y sus proveedores, lo cual finalmente generaría una indiscutible calidad en el servicio”. Sobre las quejas por despidos, desde la entidad anotaron que no se trata de eso, sino de contratos que finalizan.
 
En relación a la bioseguridad, precisó que en este momento sigue funcionando el área de atención para pacientes con probable enfermedad respiratoria tipo Covid -19 y dispone del personal especializado y dotado con todos los elementos de protección personal, para permanecer en esa zona y realizar sus procedimientos médicos con total seguridad.
 
En crisis
 
El gerente del hospital Sagrado Corazón de Jesús de Quimbaya, Julio César Arias Alzate, mencionó que luego de casi un mes de anunciado el decreto 538, en la entidad no se ha visto reflejado dicho bono. “Seguimos con una cartera de $1.779.340.313 con corte a 30 de mayo del presente año, lo cual significa que las EPS continúan con una cartera bastante significativa para una institución de salud como la nuestra”.
 
Sobre la dotación, resaltó que sí han recibido elementos de protección personal de parte de la ARL, secretaría de Salud departamental, alcaldía, la empresa temporal, personas cívicas del municipio que se han mostrado bastante preocupadas, Comfenalco, clubes rotarios y laboratorio departamental.
 
Ayudas recibidas
 
Olga Patricia Jiménez Farkas, gerente del hospital San Vicente de Paúl de Génova, informó que ha recibido elementos de bioseguridad por parte de la ARL, gobernación y se han comprado con recursos propios. “De parte del gobierno nacional recibimos un recurso por medio del decreto 753, el cual era para pagar pasivos de sueldos u honorarios de enero a marzo 2020”